1. Organízate. El proceso irá un poco más rápido y liviano para ti si consigues todo lo que se necesita antes de empezar. Despeja una mesa para poder iniciar el proceso. Consigue los siguientes elementos útiles:
• Bolsa de plástico (bolsas de "tintorerías" o 5 bolsas de basura)
• Sujetapapeles (usadas para hacer peso)
• Pedacitos de papel o pegatinas (decoraciones)
• Cuerdas
• Tijeras
• Secadora de pelo

2. Decora la bolsa plástica. Es mejor utilizar pequeños pedazos de papel o pegatinas, cualquier cosa que sea ligera. El brillo está muy bien también, aunque se ve un poco desordenado.
• Esta parte es genial para los chicos. Cada niño puede hacer su propio globo de aire caliente y diseñarlo de manera individual para hacerlos únicos.

3. Ata una cuerda alrededor de la cima de la bolsa de plástico. Debe parecerse a la base de un globo común. Una vez que esté bien amarrado, corta la cuerda sobrante.

4. Coloca los sujetapapeles alrededor de la base de la bolsa. Esto puede parecer no muy intuitivo (necesitas menos peso para poder volar, ¿verdad?), pero es bueno para obtener el balance y la estabilidad necesarias.
• No te vayas por la borda. Más o menos 6 sujetapapeles por globo (nuevamente, igualmente espaciados) es un sólido número.

5. Sostén la bolsa plática sobre la secadora de pelo. La ráfaga de la secadora encendida empezará a inflar el globo y en unos minutos se calentará y llenará completamente de aire.
• La bolsa empezará a flotar. Cuando empiece a arrastrarse, libera la bolsa. El aire caliente del interior del globo es más ligero, lo que causa que este flote.
• Dale al globo otra ráfaga de aire caliente cuando empiece a caer.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Información Adicional