Materiales
Cera para hacer velas
Mecha
Cinta adhesiva
Bolígrafo, lápiz o clip grande
Moldes como jarritos o latas
Dos cazuelas (1 grande y 1 pequeña)
Agua
Aromas (opcional)
Agentes colorantes (opcional)
Papel de periódico, cartón o tela vieja para proteger tu espacio de trabajo
Agua tibia con jabón para los derrames

1
Coloca una mecha en el centro del molde de la vela. La mecha debe estar en el centro del molde de la vela sobresaliendo unos 5 cm (2 pulgadas) de esta. Puedes pegar la mecha a la parte de abajo de la lata usando cinta adhesiva por las dos caras. Para mantener la mecha en su sitio, enrolla el final que sobresale de la vela alrededor del centro de un bolígrafo o lápiz. Apoya el bolígrafo sobre la parte superior del molde en el que vas a echar la cera. Asegúrate de que la mecha queda recta y en el centro del molde.

2
Pon agua en la cazuela grande y en la pequeña la cera para derretirla al baño maría.
Vierte la cera derretida en el molde. Viértela despacio para que no se derrame. Asegúrate de no tirar o sacar accidentalmente la mecha del molde. Tú decides lo lleno que quieres que quede el molde. La cera de abeja se contrae una vez que se enfría, así que ten esto en mente cuando la viertas en el molde.

3
Enfría la cera. Es mejor dejarla 24 horas si es posible. Cuanto más la dejes enfriar, mejor será.


4
Retira la cera del molde y recorta la mecha hasta que sobresalga 6 mm (1/4 pulgada) de la vela. Esto ayudará a contener la llama, ya que una mecha larga provocaría una llama demasiado grande.

5
Enciende la mecha, quema tu vela y disfruta de tu obra maestra.


Advertencias
Derretir cera puede causar un fuego. Nunca dejes desatendida la cera mientras se derrite. Ten aún más precaución cuando manipules cera derretida.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Información Adicional