Con todos esos suéteres que tanto le gustaron y que ya tienen agujeros de tanto usarlos, los puede reciclar para formar una manta riquísima para el invierno.

Recorte cuadros y rectángulos de distintos tamaños de los suéteres viejos y únalos a máquina o con un ganchillo y estambre del color que más le guste. 

Remate todo el rededor y tendrá la manta más caliente que pueda recordar.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Información Adicional