Por qué a este sistema no le interesa la calidad. Todo lo contrario, sacrifica la calidad para bajar costos y eleva los precios para maximizar ingresos.

Las personas mejor capacitadas exigen mejores salarios. Aquellos que no están capacitados siempre temen ser despedidos y se someten a sueldos muy reducidos porque no podrán responder con la calidad de su trabajo.

El empleador no tiene interés en contratar personas bien preparadas que cobren sueldos altos, sino personal sin experiencia que no pueda exigir.

El producto de mala calidad tendrá que ser reemplazado más rápidamente y el productor supone que venderá más obligando al consumidor a comprar más veces su producto. Entonces invierten en propaganda lo que le quitan a la calidad.