Detectar los pensamientos que nos provocan dicha angustia.
honestamente, qué tan real y objetivo es lo que estamos pensando.
Detener esos pensamientos.
Distraernos haciendo algo que nos gusta.
Respirar profundamente.
Relajarse.
Hacer ejercicio: caminar, yoga, tai chi.

Información Adicional