Si puedo aceptar –me guste o no me guste- que soy lo que soy, que siento lo que siento, que he hecho lo que he hecho…, entonces puedo aceptarme a mí mismo y estoy del lado de la realidad, no contra ella…, y no tengo que malgastar mis energías pretendiendo, ante mí mismo y ante los demás no ser lo que en realidad soy”.

Branden

Información Adicional