Porque despreciamos lo nuestro y envidiamos lo ajeno.
Por no reconocer lo valioso que nos regalan para que no se vayan a creer.
Porque no sabemos disfrutar de las cosas bellas de la vida.

Información Adicional