Las mamás siempre quieren medir la influencia que tienen sobre sus hijas e hijos.

Llevar la contraria es un modo de decir: "mi criterio siempre es superior al tuyo", y el objetivo es que la hija o hijo se guíe por el criterio de la madre y no del suyo propio. Esto obviamente produce siempre un choque de personalidades.

Información Adicional