Las personas irrazonables se hace una idea de cómo eres y no te puedes salir de ahí. Él o ella suponen que saben perfectamente qué sientes y qué te conviene. Su opinión es la que cuenta: las cosas tienen que ser como les gustan a este tipo de personas controladoras, que no suelen verse a sí mismas tan manipuladoras y abusivas. Simplemente, creen que tienen la razón y que los demás son quienes se equivocan.

La única manera es no hacerle ningún caso a la persona necia, ya que pretende que sólo se juegue a su juego. Cuando la persona necia es tratada como interlocutor no participa, porque si te contesta siente que te está dejando guiar a ti el juego. 

A quien no soporta escucharse a sí mismo.
A quien la tranquilidad le quita protagonismo.
A quien sólo saca ganancia a río revuelto.
A quien prefiere la impulsividad a la reflexión antes de la acción.
A quien no resuelve nada y quiere que otro resuelva.



Porque parece que no vas a devolver el ataque, pero si les pones un hasta aquí firme no lo volverán a hacer: De ahí el refrán “más vale un colorado que 20 descoloridos”.


Primero: mi espacio vital tiene que tener mi sello.
Segundo: el desorden borra toda mi huella personal.
Tercero: en mi espacio yo pongo las leyes.

Información Adicional