Si uno se espera hasta que se le ha acabado la paciencia para decir BASTA, ya es tarde aunque no demasiado tarde.
Cuando alguien está exigiendo más allá de lo justo, pregúntese ¿por qué lo hace?
Esas personas casi siempre están buscando un límite imposible de saltar. Por eso cuanto antes lo ponga mejor para todos.


La persona que no sabe ser amiga suele sentirse muy sola aún rodeada de familiares y conocidos.
La persona caprichosa que quiere que todo aquél que le muestre afecto se ponga por debajo de ella, va perdiendo toda la camaradería, la confianza y el ambiente amable a su alrededor y termina terriblemente sola.

Cuando una mujer siente que para que ella esté bien las personas cercanas afectivamente tienen que estar mal, es que tiene un profundo dolor de autoestima.


¿Por qué tan de malas todo el mundo? Porque se les está moviendo el tapete y quieren que nadie se mueva. No quieren que hagan olas.
En tiempos difíciles como los de ahora es necesario estar en contacto con la realidad en que vivimos.
Mantengamos la calma y actuemos con sensatez. Gruñir todo el tiempo no resuelve las cosas y vivir en las nubes sólo las complica.


Un sentimiento común en la mujer de esta década en no estar a gusto consigo misma a causa de la propaganda comercial y la moda, pero hay un problema más profundo aún. En cada ocasión en que no actúas según tus propios principios, pierdes autoestima. Por el contrario en cada ocasión en que actúas según tus propios principios estarás más a gusto contigo misma. Un ejemplo muy sencillo: cada vez que atacas a una amiga, aunque ella no lo sepa, tú te sientes mala amiga.

Información Adicional