Todos los niños se comportan mal algunas veces, pero los trastornos de la conducta van más allá del mal comportamiento y la rebelión. En los casos de trastornos de la conducta, el niño o el adolescente muestran comportamientos hostiles, agresivos o desordenados durante más de 6 meses.
Los signos de advertencia pueden incluir:
Dañar o amenazar a otras personas, mascotas o a sí mismos
Dañar o destruir las pertenencias ajenas
Mentir o robar
No tener buen rendimiento escolar, faltar a la escuela
Comenzar a fumar, beber o consumir drogas prematuramente
Actividad sexual prematura
Rabietas y discusiones frecuentes
Hostilidad constante hacia las figuras de autoridad
Si observa señas de algún problema, pida ayuda. Las malas elecciones pueden volverse un hábito. Los niños con problemas de conducta tienen más riesgo de fracasar en la escuela, tener problemas mentales y hasta suicidarse. Las clases o la terapia de familia pueden ayudar a los padres a aprender a establecer y hacer cumplir los límites.

Información Adicional