El embarazo de adolescentes es una de las causas del fracaso escolar. Educar en la confianza a las hijas y enseñarlas a ponerse de acuerdo con ambos padres con respecto a sus intereses, ilusiones y amistades es la única manera de prevenir esta problemática. 

Tanto sobreproteger como controlar obsesivamente coloca a las adolescentes en riesgo. La mejor manera es enseñarles que las acciones tienen consecuencias y algunas de ellas pueden marcar la vida para siempre.