El entorno familiar y social se ha saturado con GRITOS como modo cotidiano de control. Este tipo de contaminación es letal para las relaciones familiares y sociales. Quien grita e insulta no tiene razones y sólo pretende intimidar.