El ejercicio mejora el aprendizaje en tres niveles. Optimiza nuestra forma de pensar, al mejorar el estado de alerta, la atención y la motivación. El aprendizaje prepara y estimula las células nerviosas para que se unan la una a la otra, que es la base celular para el aprendizaje de la nueva información. Por último, el ejercicio alienta el desarrollo de nuevas células nerviosas a partir de células madre en el hipocampo, un área del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje.

En algunas escuelas se han realizado estudios acerca del ejercicio para ver si este aumenta la capacidad de lectura de un niño y su rendimiento en otras materias. Lo que estos estudios han demostrado es que, efectivamente, el ejercicio mejora la capacidad lectiva.

Información Adicional