La impulsividad es la causa del comportamiento inadecuado de la mayoría de los niños en edad escolar. Si los niños no han visto en los padres una actitud reflexiva antes de actuar, es extremadamente dificil explicar al alumno la necesidad de controlar sus impulsos emocionales.

El mal manejo del mensaje hablado, esto es: ignorar las ordenes de los maestros en clase o las reglas del juego en el recreo, es debido a que dicho mensaje no provoca en el menor la inhibición en sus impulsos.

Pero esta habilidad que a los niños hiperactivos o "mal educados" les falta, puede ser desarrollada tanto en casa como en la escuela. La reflexión puede ser desarrollada si en casa y en la escuela se ven ejemplos de esta actitud en los mayores y en los compañeros.

Información Adicional