La Comisión Europea ha reafirmado su objetivo que en 2020 el abandono escolar sea inferior al 10 por ciento en toda la UE. En 2011 el abandono educativo, porcentaje de jóvenes de entre 18 y 24 años que no han completado la educación secundaria obligatoria, se sitúa en el 13,5% (11,6% en el caso de las chicas frente al 15,3% de los chicos).

Los datos publicados por los organismos internacionales reflejan que el componente sexual es determinante en las cifras de fracaso escolar, cada vez mayor entre los chicos, con especial incidencia en países como: Malta (38,9%), España (31%), Portugal (28,2%), Islandia (22,2%) e Italia (21%).

La educación diferenciada, al adaptarse a los ritmos madurativos y los estilos de aprendizaje de niños y niñas, consigue buenos resultados académicos, contribuyendo a reducir el fracaso escolar.