Cuando las autoridades escolares y los padres de familia evitan poner un remedio firme al acosador, éste se siente no sólo impune sino apoyado y con poder sobre cualquier figura de autoridad.