1 Elegir
Escoge siempre productos de primera calidad. Cuando la fruta no está del todo madura, tiene un mayor grado de acidez, lo que facilita su conservación.

2 Lavar
Coloca las frutas o verduras en un colador y lávalas con agua fría.

3 Preparar
Pela, trocea la fruta o verdura. Pésala para calcular la proporción de azúcar necesaria. Se necesitan 750 gr de azúcar por un kilo de pulpa de fruta o verdura.

4 Cocer
Se colocan la pulpa y el azúcar en un recipiente al fuego durante aproximadamente 15 a 20 minutos, o hasta que se haya hecho mermelada.

5 Enfrascar
Llena los frascos hasta un centímetro de la boca del frasco. Limpia los bordes. Ciérralos.

6 Esterilizar
Coloca los frascos en una cazuela amplia, llénala de agua y hierve durante 10 minutos.

7 Etiquetar
Cuando enfríen los frascos coloca una etiqueta en la que se indique el contenido y la fecha de envasado. Las conservas deben guardarse en un lugar seco, fresco ( entre 10 y 15 grados centígrados)

8 Conservación
La duración de la conserva casera puede ser de un año. Pero con el tiempo va disminuyendo algo su sabor, color y valor nutritivo. Las mermeladas, una vez abierto el tarro, pueden consumirse durante 15 o 20 días, guardándolas en el refrigerador.

Información Adicional