Ingredientes
600g de pulpa de membrillo (ya pelado y sin corazón)
480g de azúcar


CÓMO HACER MEMBRILLO CASERO

Lavamos bien los membrillos, los ponemos en una olla grande y cubrimos con agua. Una vez que el agua rompa a hervir, bajamos el fuego y cocinamos durante 45 minutos.
Transcurrido el tiempo retiramos los membrillos del agua, dejamos enfriar hasta que no quemen, los pelamos, le quitamos el corazón y la pulpa la cortamos en trozos.
Disponemos los trozos en un cazo junto al azúcar y llevamos al fuego. Poco a poco el azúcar se ira integrando a la pulpa del membrillo; después de aproximadamente 10 minutos veremos que el azúcar está totalmente disuelto: en ese momento trituramos con la batidora y cocinamos por aproximadamente 40 minutos más.
Transcurrido el tiempo, para darle forma al mebrillo casero, volcamos el dulce de membrillo sobre el recipiente que hemos elegido y distribuimos bien; tapamos con papel film y llevamos a la nevera durante toda la noche.


• Notas: Para preparar el dulce de membrillo, la proporción de azúcar que hay que poner es del 80% de lo que pese la pulpa del membrillo; por eso, como nuestro membrillo sin piel ni corazón pesaba 600g, pusimos 480g de azúcar. Así que no es necesario que respetéis nuestras cantidades; cuando tengáis la pulpa del membrillo pelada y cortada, pesada: saca la cuenta de cuánta azúcar tienes que usar según lo que tengas de membrillo.
• Hay que ir removiendo la mezcla de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo del cazo.
• Veréis como la pulpa ira oscureciendo y espesando a medida que transcurre el tiempo. Un truco para saber si esta el membrillo en su punto es ver si la cuchara clavada en el membrillo casero se mantiene por si sola: será entonces cuando esté listo.