4 peras
2 cucharaditas de esencia de menta
2 cucharaditas de colorante verde
7 gr de edulcorante
1 cucharada de licor de menta
1 litro de agua

Pelar las peras dejándoles el cabito.
Colocarlarlas en una cacerola junto con el agua, el edulcorante, la esencia y el colorante, cuidando que el agua cubra las peras.

Cocinar hasta que las peras estén tiernas y el almíbar esté reducido.

Servir salseado con el líquido de cocción.

Las peras deben ser firmes para que no se deshagan durante la cocción.
Es un postre fresco, ideal para el verano.