Escoge las flores que hacen un bonito contraste entre sí. Por ejemplo: en tonos anaranjados, rojizos, amarillos... Para realizar un ramo primaveral, te aconsejamos Gerberas naranjas, Rosas rojas, Liliums amarillos, Crisantemos blancos.

Quita todas las hojas dejando sólo las flores y alguna hojita de la parte superior que esté pegada a la flor. No te olvides quitar también las espinas de las rosas.

Cuando tengas todas las flores peladas de hojas ponlas encima de una mesa de forma que puedas visualizar todos los tallos y no te cueste localizarlos a la hora de montarlo.

Prepara y coloca de la misma manera las ramitas verdes que vayas a colocar como por ejemplo las de Helecho y las de Aspidistras.

Colócalos encima de la mesa separados como las demás flores.

Ve cogiendo las flores y los tallos de relleno de uno en uno y colocándolas formando abanicos de forma que los tallos no queden totalmente pegados. Intenta que las flores principales iguales (las más grandes) no queden juntas.

Por último coloca las hojas verdes alrededor de la cúpula de flores.

Átalo bien con cordón verde especial, los encontrarás en cualquier floristería.

Corta los tallos para dejarlos todos igualados.

Y ya está, así conseguirás un perfecto ramo de flores para regalar o para decorar tu casa.