Elige 8 hebras de hilo para bordar de distintos colores.

Mide y corta la primera hebra. Mide un metro de hilo y córtalo.

Usa la primera hebra para medir las demás. Coloca la hebra cortada junto a los hilos restantes y córtalos del mismo largo.

Ata las hebras con un nudo y clávalo con un alfiler al colchón de tu cama .

Extiende los hilos. Antes de empezar a hacer los nudos, extiende los hilos para que los colores queden en el orden que quieras para las rayas.

Pasa la primera hebra sobre la segunda para crear un nudo.
• Primero, mueve el primer hilo hacia encima del segundo hilo. Asegúrate de dejar una parte de la primera hebra del otro lado para crear una curva.
• Lleva el primer hilo detrás del segundo y pásalo a través de la curva.
• Sostén con firmeza el segundo hilo mientras tiras del primero. Al hacerlo, se formará un nudo en la parte superior del segundo hilo. ¡Ya creaste el primer nudo! ¿No fue tan difícil, verdad?

Repite este mismo nudo en las demás hebras. Después de crear el segundo nudo con la primera y la segunda hebra, tendrás que usar la primera hebra para crear dos nudos en la tercera, luego en la cuarta y así sucesivamente. Continúa hasta que haya dos nudos en cada hebra.
• Asegúrate de tirar del hilo solo hasta que sientas resistencia. ¡Ten cuidado de no tirar con mucha fuerza! Si algunos nudos quedan más apretados que los otros, la pulsera lucirá desigual y con bultos, en lugar de lisa y prolija.
• Sigue haciendo nudos con la primera hebra alrededor de los hilos sucesivos, yendo de izquierda a derecha, hasta haber anudado todas las hebras y la primera haya quedado en el extremo derecho.


Vuelve a empezar el procedimiento con el hilo del extremo izquierdo. ¡Felicidades! Haz terminado la primera serie de nudos. Ahora, el hilo del extremo izquierdo será el nuevo primer hilo. Todos los hilos terminarán en la derecha y empezarás con un nuevo color cada vez. Repite la técnica del nudo doble con la hebra de la izquierda y ve de izquierda a derecha hasta que la hebra quede en el extremo derecho.

Continúa hasta que la pulsera sea lo suficientemente larga para tu muñeca. Haz creado una pulsera espectacular, ¡así que debes asegurarte de que se ajuste bien! Enróllala en la muñeca. Debes dejar aproximadamente 2 dedos de espacio adicional al lado de la muñeca para que la pulsera se ajuste bien a tu muñeca (o a la de la persona a quien se la darás).

Haz un nudo en el segundo extremo de la pulsera. Asegúrate de que el nudo no reduzca el largo que necesites para la pulsera.

Recorta el resto de las hebras. Si aún queda una porción de hebras sueltas, puedes recortarlas con unas tijeras.

Ata la pulsera para unirla. Ahora que has hecho nudos en ambos extremos, simplemente ata las hebras juntas ¡y estás listo para lucir la pulsera! Si quieres que quede muy ajustada, pídele a un amigo que la ate después de que te la pongas.
Consejos
• Para que el hilo se mueva con facilidad mientras haces la pulsera (y quizás evitar que se rompa si tiras con mucha fuerza) cubre las hebras primero con cera. Para hacerlo, puedes frotarlas sobre una vela antigua.
• Elige bien los colores. Puedes usar los colores favoritos de la persona a quién le darás la pulsera o puedes usar colores que representen algo (por ejemplo, el rojo representa el amor, el amarillo representa la diversión, etc.).
• Coloca todos los hilos de cerca para ver si combinan.
• No hagas los nudos ni muy apretados ni muy flojos. Si un nudo queda muy apretado, podría romperse o impedir que el diseño sea visible. Un nudo flojo se deshará rápidamente.
• Trata de terminar la pulsera cuando la hayas empezado para no olvidar la secuencia. Si te preocupa olvidar el orden de los colores, anótalo.
• Si creas nudos dobles, asegúrate de usar siempre este tipo de nudos. Si haces dos nudos seguidos con el mismo hilo en cada hebra, la pulsera quedará plana.
• Si la pulsera empieza a girarse, plánchala o usa un clip para mantenerla recta. Mueve el clip a medida que avanzas. También puedes usar una tabla con sujetapapeles.
• Si haces los nudos hacia atrás, el ángulo del diseño quedará a la inversa. Puedes hacerlo para crear una pulsera con una figura de flecha o Un diseño en zigzag.
• Si haces muchas pulseras, podrías venderlas para ganar un poco de dinero adicional.