Materiales

Máquina de coser

Cuerda de algodón (10 o 12 metros)

Hilo blanco

Tijeras

Pegamento de contacto

Pinturas acrílicas de diferentes colores

Pincel.

Este es un paso opcional, ya que la cuerda puede ser de un solo color, aunque salpicándola de varios colores, ya ves el efecto tan bonito que hace. También puedes pintar la cesta o canasta con diferentes motivos una vez terminada. En cualquier caso, solo tienes que elegir los colores que más te gusten, pintarlas con un pincel y dejarlas secar.


Una vez seca la pintura, empieza a enrollar la cuerda en el sentido de las agujas del reloj. Las dos o tres primeras vueltas se van pegando con unas gotas de pegamento, así te será más fácil manejarlas y no se moverán en el momento de empezar a coser.

Coloca la bobina en la máquina y empieza a coser lentamente en redondo con la aguja de zig zag, de manera que vayas uniendo los dos bordes.

Las primeras vueltas son para formar la base de la cesta, hasta que tengas el tamaño deseado. Para este tipo de cesta pequeña, necesitas una medida de 14 cm de diámetro.

A medida que vayas avanzando en la costura, para mayor comodidad conviene ladear la cuerda en ángulo recto y seguir cosiendo hasta llegar al final de la cuerda.

Cuando hayas llegado al final de la cuerda, dobla el final de la cuerda para formar el asa y remata la costura. Ya tienes hecha tu cesta de cuerda.