El color del techo debe reflejar la luz natural que entra por la ventana.


Un piso de color claro y paredes de colores entre blanco, arena y amarillo pálido también aumentan la sensación de espacio.
Colocar un espejo grande en la pared de enfrente de la ventana que haya en al habitación. Esto hará que parezca una ventana más, duplicará la luz.
El estilo minimalista es el más adecuado para evitar la sensación de agobio que dan las habitaciones muy pequeñas y abarrotadas de cosas.