Materiales

Vidrio del tamaño adecuado

Silicón para ventanas o masilla para ventanas

Espátula

Cinta aislante

Cinta de medir o flexómetro

Medir la ventana. Para que tu ventana pueda encajar correctamente en el hueco reservado para ello, debes tomar las medidas correctamente, apuntando las cifras del alto y el ancho e incluyendo aquí los propios marcos. De esta forma, no tendrás luego ningún problema de medidas diferentes.

Retirar los trozos de cristal roto. Debes realizar esta tarea con sumo cuidado para evitar cortes y pinchazos. Debes colocar cinta aislante bordeando toda la zona que está dañada para evitar que se caigan más trozos. Después, y con la ayuda de una espátula, deberás ir retirando toda la silicona que bordee el cristal. Una vez concluida esta tarea, verás como este se desprende sin ninguna dificultad.

Colocar el cristal nuevo. Acto seguido deberás retirar los marcos en los que luego situarás el cristal. Lo mejor es que te ayudes de masilla para que puedas ir fijándolo de forma segura a la ventana. Después, deberás añadir todo lo que requiera el borde del cristal, así como del marco de la ventana, para que quede completamente adherido.

Cuida los acabados. Si quieres que el trabajo quede mucho más limpio y con mejores acabados, puedes utilizar tus propios dedos o una espátula para conseguir la máxima limpieza.

Esperar y secar. Deja esta solución durante varios días para lograr que la masilla quede completamente seca y, por tanto, fijada adecuadamente al marco. Pasado este tiempo, dispondrás de tu ventana lista y como nueva de una forma muy sencilla.

1 pliego de papel crepe
cinta floratape
alambre para flores o palitos de brocheta
Tijeras

Se corta una tira de papel crepé de 5 cm de ancho.
Se presiona con los dedos uno de los bordes a todo lo largo para producir ondulaciones.
Se coloca un alambre o un palo largo y delgado en una de las orillas y se va enrollando toda la tira.
La base de la flor se fija al alambre o palito con floratape verde como se ve en la imagen.
Se van abriendo los pétalos para que quede la flor abierta.

 

MATERIALES:
-Papel de colores (prueba también con papel de periódico o revistas).
-Tijeras.
–Plantilla (aparece en la imagen).

Para cada copo de nieve de papel necesitas una hoja cuadrada, si en casa tienes papel normal, el primer paso es cortar el papel para tener una hoja cuadrada.
Dobla por la mitad por la diagonal para tener un triángulo, después otra vez por la mitad, y por último, la parte superior en tres partes iguales.
Este método sirve para hacer copos de nieve con seis brazos.


Materiales:

Máquina de coser

1/2 m de tela lisa o estampada

Guata

Cinta al bies del color principal de la tela.

 


Procedimiento:

a) Cortar las telas:

Cortar la tela dos cuadrados de 25 cm por lado.

b) Poner la tela superior y la inferior con el derecho hacia afuera y la guata del mismo tamaño en medio (debe quedar como un sandwich).

c) Hilvanamos el bies al rededor de la agarradera dejando en una esquina una gaza para poder colgarlo.

d) Con la máquina de coser unir el bies y las tres capas de la agarradera.