Madera de 30 cm por 30 cm
Malla decorativa de los colores favoritos
Silicón
Fotografía

Pegar la fotografía en el centro de la madera
Despegra de la malla decorativa los cuadritos de vidrio de colores e irlos colocando con silicón al rededor de la fotografía.
Dejar secar 2 horas.

Materiales
Cera para hacer velas
Mecha
Cinta adhesiva
Bolígrafo, lápiz o clip grande
Moldes como jarritos o latas
Dos cazuelas (1 grande y 1 pequeña)
Agua
Aromas (opcional)
Agentes colorantes (opcional)
Papel de periódico, cartón o tela vieja para proteger tu espacio de trabajo
Agua tibia con jabón para los derrames

1
Coloca una mecha en el centro del molde de la vela. La mecha debe estar en el centro del molde de la vela sobresaliendo unos 5 cm (2 pulgadas) de esta. Puedes pegar la mecha a la parte de abajo de la lata usando cinta adhesiva por las dos caras. Para mantener la mecha en su sitio, enrolla el final que sobresale de la vela alrededor del centro de un bolígrafo o lápiz. Apoya el bolígrafo sobre la parte superior del molde en el que vas a echar la cera. Asegúrate de que la mecha queda recta y en el centro del molde.

2
Pon agua en la cazuela grande y en la pequeña la cera para derretirla al baño maría.
Vierte la cera derretida en el molde. Viértela despacio para que no se derrame. Asegúrate de no tirar o sacar accidentalmente la mecha del molde. Tú decides lo lleno que quieres que quede el molde. La cera de abeja se contrae una vez que se enfría, así que ten esto en mente cuando la viertas en el molde.

3
Enfría la cera. Es mejor dejarla 24 horas si es posible. Cuanto más la dejes enfriar, mejor será.


4
Retira la cera del molde y recorta la mecha hasta que sobresalga 6 mm (1/4 pulgada) de la vela. Esto ayudará a contener la llama, ya que una mecha larga provocaría una llama demasiado grande.

5
Enciende la mecha, quema tu vela y disfruta de tu obra maestra.


Advertencias
Derretir cera puede causar un fuego. Nunca dejes desatendida la cera mientras se derrite. Ten aún más precaución cuando manipules cera derretida.

Patrón de hoja (imagen)

Fieltro color naranja o rojo seco

Marcador negro

Tijeras

Recortar el patrón y pasarlo al fieltro con el marcador negro tantas veces como hojas quiera obtener.

Recortar el fieltro siguiendo la línea marcada y listo.

Materiales

Vidrio del tamaño adecuado

Silicón para ventanas o masilla para ventanas

Espátula

Cinta aislante

Cinta de medir o flexómetro

Medir la ventana. Para que tu ventana pueda encajar correctamente en el hueco reservado para ello, debes tomar las medidas correctamente, apuntando las cifras del alto y el ancho e incluyendo aquí los propios marcos. De esta forma, no tendrás luego ningún problema de medidas diferentes.

Retirar los trozos de cristal roto. Debes realizar esta tarea con sumo cuidado para evitar cortes y pinchazos. Debes colocar cinta aislante bordeando toda la zona que está dañada para evitar que se caigan más trozos. Después, y con la ayuda de una espátula, deberás ir retirando toda la silicona que bordee el cristal. Una vez concluida esta tarea, verás como este se desprende sin ninguna dificultad.

Colocar el cristal nuevo. Acto seguido deberás retirar los marcos en los que luego situarás el cristal. Lo mejor es que te ayudes de masilla para que puedas ir fijándolo de forma segura a la ventana. Después, deberás añadir todo lo que requiera el borde del cristal, así como del marco de la ventana, para que quede completamente adherido.

Cuida los acabados. Si quieres que el trabajo quede mucho más limpio y con mejores acabados, puedes utilizar tus propios dedos o una espátula para conseguir la máxima limpieza.

Esperar y secar. Deja esta solución durante varios días para lograr que la masilla quede completamente seca y, por tanto, fijada adecuadamente al marco. Pasado este tiempo, dispondrás de tu ventana lista y como nueva de una forma muy sencilla.