115 cm (45 pulgadas) de cinta de grogrén gruesa
10 cm (4 pulgadas) de cinta grogrén de 1 cm (3/8 de pulgada) de grosor.
Cinta métrica
Tijeras para tela
Gancho de broche para cabello
Clip de salón de belleza
Pistola de pegamento termofusible o aguja e hilo del color de la cinta.
alambre delgado 10 cm (4 pulgadas)
Encendedor

 

1
Corta un listón según la longitud deseada. Mide una longitud de 115 cm (45 pulgadas). Este moño se parece a una flor grande. Se puede usar como decoración, envoltura de regalo o accesorio.

2
Mide las lazadas. Haz una lazada de 2,5 cm (1 pulgada) a 20 cm (8 pulgadas) del extremo del listón. Sostenlo entre tus dedos pulgar e índice para mantenerla en su lugar.

3
Dobla más lazadas. Lleva el extremo largo del listón hacia arriba para hacer una lazada de 2,5 cm (1 pulgada) a la izquierda de la lazada que sujetaste. Mantenla segura entre tus dedos pulgar e índice.

4
Alterna los lados. Haz la misma lazada, pero esta vez, al lado derecho. Sigue haciendo lazadas, alternando para formar pares. Haz unos tres o cinco pares de lazadas para terminar.

5
Asegura el moño. Envuelve alambre delgado alrededor del centro del moño. Gíralo un poco para asegurarlo y corta el exceso. Esconde el alambre. Envuelve con el listón más delgado alrededor del alambre para esconderlo. Pega con goma o cóselo en su lugar.

6
Abre las lazadas en abanico. Deben quedar como una redondela, para parecerse a una flor.
Método

7
Dale forma a las colas de los listones
Usa un par de tijeras especiales para cortar tela y que estén bien afiladas. Los extremos de las colas se pueden cortar de formas específicas:
En diagonal: Este es un corte a lo largo de una línea diagonal en la tela de la cola.
En V: Ubica un punto central en el extremo de la cola del listón. Corta en diagonal hasta este punto desde el lado izquierdo y derecho. Haz que los dos cortes diagonales se unan en el punto elegido.
Con el encendedor quema los hilos que queden en los cortes de las colas para tener un terminado profesional y no se deshilachen.

8

En la parte inferior del moño pega o cose el clip para el cabello y espera 1 hora para que quede bien fijo antes de usarlo.


Material

Tijeras
Tela estampada
Hilo del color elegido
Máquina de coser o aguja delgada


Recortar la tela estampada en forma circular al rededor del dibujo que le interesa.
Con la máquina de coser, bordar todo el rededor en punto apretado. Si prefiere coser a mano con la aguja delgada y puntada de festón.

1. Organízate. El proceso irá un poco más rápido y liviano para ti si consigues todo lo que se necesita antes de empezar. Despeja una mesa para poder iniciar el proceso. Consigue los siguientes elementos útiles:
• Bolsa de plástico (bolsas de "tintorerías" o 5 bolsas de basura)
• Sujetapapeles (usadas para hacer peso)
• Pedacitos de papel o pegatinas (decoraciones)
• Cuerdas
• Tijeras
• Secadora de pelo

2. Decora la bolsa plástica. Es mejor utilizar pequeños pedazos de papel o pegatinas, cualquier cosa que sea ligera. El brillo está muy bien también, aunque se ve un poco desordenado.
• Esta parte es genial para los chicos. Cada niño puede hacer su propio globo de aire caliente y diseñarlo de manera individual para hacerlos únicos.

3. Ata una cuerda alrededor de la cima de la bolsa de plástico. Debe parecerse a la base de un globo común. Una vez que esté bien amarrado, corta la cuerda sobrante.

4. Coloca los sujetapapeles alrededor de la base de la bolsa. Esto puede parecer no muy intuitivo (necesitas menos peso para poder volar, ¿verdad?), pero es bueno para obtener el balance y la estabilidad necesarias.
• No te vayas por la borda. Más o menos 6 sujetapapeles por globo (nuevamente, igualmente espaciados) es un sólido número.

5. Sostén la bolsa plática sobre la secadora de pelo. La ráfaga de la secadora encendida empezará a inflar el globo y en unos minutos se calentará y llenará completamente de aire.
• La bolsa empezará a flotar. Cuando empiece a arrastrarse, libera la bolsa. El aire caliente del interior del globo es más ligero, lo que causa que este flote.
• Dale al globo otra ráfaga de aire caliente cuando empiece a caer.


1.
Determina qué tipo de pared tienes. Existen varios tipos de paredes, incluyendo las de placa de yeso laminado, yeso y mampostería. Un espejo muy pesado requerirá un respaldo más fuerte, como de mampostería, para permanecer en su lugar. El material de la pared también determinará cuán grandes deberán ser los tornillos y anclajes.[1]
2.
Pesa el espejo. Asegúrate de saber cuánto pesa el espejo, lo cual permitirá que consigas ganchos del tamaño adecuado. Los ganchos para colgar tienen un límite de peso, y si lo sobrepasas, el espejo se caerá de la pared, se romperá y probablemente dañe la pared en el proceso. Para obtener el peso exacto del espejo, bastará con que uses una balanza de baño.
3.
Busca un lugar para colgar el espejo. Asegúrate de tener espacio suficiente en la pared para el espejo o decide cómo quieres que se sitúe con respecto a los otros objetos que se encuentren en la pared y dentro de la habitación. Cuelga el espejo en la pared para determinar cuánto espacio ocupará. Encontrar una viga en la pared puede resultarte útil, aunque no es necesario hacerlo si el gancho es lo suficientemente fuerte.[3]
• Una vez que hayas encontrado un buen lugar, utiliza un lápiz o un poco de cinta adhesiva protectora para marcar la zona en la que se situará la parte superior del espejo. De este modo, obtendrás la medida para colocar los ganchos. También puedes usar esas marcas de lápiz y un nivel para asegurarte de que el espejo esté recto.
• Si el espejo es demasiado grande para sostenerlo fácilmente y marcar al mismo tiempo, mídelo con una cinta métrica o una vara de medir y determina cómo encajan esas medidas.
4.
Mide el lugar de la pared en el que debas colocar los ganchos. El espejo debe tener algo en la parte trasera que te permita colgarlo, ya sea un alambre o anillos metálicos en forma de "D". En ambos casos, debes asegurarte de marcar el lugar en el que colocarás el gancho y no el tornillo. El espejo no colgará del tornillo.[4]
• Si el espejo tiene un alambre para colgar, probablemente si se trata de un espejo pequeño, solo necesitarás un agujero. Mide el ancho del espejo y marca un punto en el medio de esa línea. Toma el alambre del espejo que tengas y sostenlo firmemente del centro para medir la distancia desde la parte superior del alambre hacia el marco. Luego, transfiere esa medida a las marcas de la pared para que sepas dónde colocar el gancho.
• Si tienes anillos metálicos en forma de "D", deberás sujetarlos al espejo y no moverlos. Mide la distancia entre los elementos de sujeción, así como el espacio entre estos y la parte superior del espejo. Una vez que obtengas estas distancias, transfiérelas a la pared midiéndolas y marcándolas a partir de la línea del lápiz que hayas hecho anteriormente.[5]
5.
Perfora la pared para colocar los ganchos en ella. Si los tornillos ingresan en una viga de la pared, no será necesario que utilices soporte adicional. De lo contrario, probablemente debas incluir un anclaje para pared junto con los ganchos.[6]
6.
Coloca topes en la parte trasera del espejo. Estos objetos son pequeños puntos hechos de hule o plástico que evitan que el espejo se incline y deje marcas en la pared. Puedes encontrarlos en una ferretería o tienda de artesanías.[7]
7.
Cuelga el espejo. Alinea los anillos o el alambre con el gancho apropiado y cuelga el espejo. Si el espejo es demasiado pesado o grande para que lo levantes fácilmente, pídele a alguien que te ayude. Probablemente también debas pedirle a otra persona que te ayude a mirar la parte trasera del espejo para asegurarte de colocar el alambre o los anillos en el lugar correcto, especialmente si el espejo es tan grande que te impide ver alrededor de él mientras lo sostienes.
8.
Limpia el espejo. Cuando lo hayas colocado en su lugar, lústralo o límpialo con un trapo para que su superficie esté limpia y reflectante. Disfruta de la nueva posición del espejo en la pared.