Para decorar tu mesa y que no tenga el mismo aspecto de siempre, nada más fácil que crear tus propios manteles individuales que aportarán color, diversión y alegría al mismo tiempo que sirven para proteger tu mesa o mantel preferidos. Mira estos simples ejemplos y deja volar tu cretaividad o aplica figuras que representen el motivo de tu fiesta.

 

Para realizarlos puedes elegir cualquier material: tela, tela ahulada, fieltro, papel, cartulina, o cartoncillo. Ya que has elegido el material, también puedes elegir el aplique que quieras utilizar.

Si has elegido tela o fieltro, busca en la mercería de tu preferencia apliques o parches auto-adheribles. Si la forma que tienen no te satisface del todo, puedes modificarla con unas tijeras antes de pegarla en tu mantel individual. Si prefieres tela ahulada o hule, papel, cartulina, o cartoncillo, puedes utilizar calcomanías o pegatinas, también puedes aprovechar los diseños auto-adheribles de plástico que se utilizan para decorar ventanas o paredes… en fin, existen mil posibilidades.

Ya elegiste el material, también puedes elegir la forma que tendrán tus individuales: las formas tradicionales son rectangulares, cuadradas y redondas, pero tú podrías utilizar una forma de trapecio, de óvalo, pentágono o una forma irregular. De esta manera puedes tener tus individuales especiales para cada ocasión, para resaltar el tema de la fiesta, o sencillamente aprovechar que tus hijos están en casa y darles una actividad divertida en qué ocuparse, que además personalizará el lugar de cada uno de ellos en la mesa.

Decorar una ventana, una bandeja, un reloj, o cualquier otra cosa con un falso vitral, es una tarea sumamente simple que podemos hacer en muy poco tiempo. Sólo tiene que conseguir en una tienda de materiales para artesanías o manualidades los materiales necesarios. En casi todas las tiendas importantes se consiguen con facilidad.

 

Material:

El vidrio puede ser cuadrado, rectajular, ovalado o redondo.

Papel translúcido autoadherente de varios colores.

Cinta imitación cañuela de vitral autoadherente.

Diseño del dibujo.

Lo primero que tenemos que hacer es preparar el vidrio. Si lo hemos recortado nosotros o lo hemos comprado sin pulir los bordes, ese es nuestro primer paso. De lo contrario, podemos cortarnos.

Con un papel de lija humedecida, lijamos prolijamente los bordes. Humedecer la lija tiene mucho sentido, porque de otro modo podemos aspirar el polvo que se genera. Este paso hay que hacerlo con concentración para evitar cortarnos.

Lo siguiente es limpiar muy bien el espejo de modo que no quede nada de la grasa o polvo normal que queda en él cuando lo manipulamos. La adherencia correcta de los materiales depende de este paso.

Según el diseño que hayamos elegido, puede ser un diseño geométrico, unas flores o cualquier diseño de su gusto, recortamos las formas del diseño en el papel translúcido.

Colocamos el diseño original debajo del vidrio para que nos sirva de guía y con mucho cuidado vamos pegando los papeles, uno por uno, del borde al centro, dejando en los bordes un sobrante, para luego ocultar el borde del vidiro.

Una vez que hemos pegado todos los papeles, usaremos una cinta imitación cañuela que simula las uniones de plomo. Esa cinta también es adherente y con ella cubrimos las uniones. Se comienza del centro a la periferia, dejando un pequeño sobrante con el que envolvemos el borde del espejo. Nos podemos ayudar con una espátula curva para pegar muy bien esta falsa cañuela.

Para dar un toque muy tuyo a una recamara, puedes confeccionar una colcha preciosa de manera sencillísima. Puedes tomar las ideas que aquí te presentamos y crear la colcha que tú quieres.
 

 

La colcha que tiene cuadros es de una sola pieza y está rematada con una tira de tela azul de cinco centímetros de ancho, cortada al bies para rematar (se dobla aproximadamente un centímetro de cada orilla del bies, así que el remate quedará de 3 centímetros). Si la tela que tú has escogido no tiene el ancho necesario (ver imagen) corta dos tiras que serán colocadas a los lados de la pieza central para dar el ancho adecuado.

 

Si te gustó más la que tiene el corazón, sólo tienes que escoger una tela muy bonita para cortarlo u coserlo en el centro de la colcha con puntada de zigzag. También puede utilizar guata en un tamaño de 90 x 180 cm para el relleno del acolchado.
 

También puedes hacer el fruncido del rededor muy fácilmente. Sólo necesitas una tira de dos veces el contorno de la cama, sin contar el lado de la cabecera, rematarlo por los dos lados largos con puntada de zigzag. Hilvana a un centímetro del borde toda la tira y dale el tamaño adecuado a tu colcha tirando del hilo de hilván, lo que te dará el fruncido (si no quieres hilvanar a mano, utiliza la puntada recta más larga que dé tu máquina y después sólo tienes que jalar uno de los hilos para dar el fruncido). Cose esta tira montándola de manera que la costura no quede por el revés, sino que la orilla de la tira fruncida quede por encima de la tela central de la colcha, para que al colocarla sobre la cama, ese bordecito de un cm rematado con zigzag y fruncido, quede levantado.

Ajusta las medidas a tu cama, pues puede haber pequeñas variaciones en el tamaño de los colchones y la altura de las camas, así te quedará perfecta.