El indicativo más habitual del trastorno es una velocidad de lectura más baja de lo normal y dudas y titubeos a la hora de leer. Cuando un niño en el colegio empieza a tener dificultades de aprendizaje aunque sea inteligente y trabajador, es cuando empieza a detectarse la dislexia.