La deserción escolar en los últimos años de educación en las mujeres es causada en gran medida por problemas económicos en la familia. Los padres prefieren apoyar el estudio de los varones al de las mujeres cuando no pueden cubrir los gastos para todos.