Imprimir

Hay acciones sencillas con las que podemos contribuir activamente el la lucha contra el calentamiento global. Son actividades que todas las familias tenían como costumbre y que desgraciadamente se han perdido de manera irreflexiva.

No dejar luces o televisiones encendidas cuando no hay nadie en la habitación.

No desperdiciar alimentos.

Cuidar las plantas.

No introducir cosas calientes en el refrigerador.

Planificar el planchado de la ropa para utilizar menos energía.

Habitaciones con luz natural.

Bañarse rápidamente para no desperdiciar el agua.

Caminar más y utilizar el automóvil menos.

Juguetes que no necesitan pilas.

Sobre todo revisar las fugas de energía de manera muy sencilla: apaga todos los aparatos eléctricos, observa el medidor de luz ¿sigue girando aunque sea lentamente? entonces tienes una fuga de energía por alguno de tus aparatos electrónicos o la red eléctrica de tu casa u oficina necesita ser revisada.