La desinformación es la acción y efecto en los ciudadanos de la confusión en el conocimiento de datos, argumentos, noticias o información.

La desinformación se sirve de diversos procedimientos retóricos como: oscurecimiento, esoterismo, presuposición, uso de falacias, mentira, omisión, sobreinformación, descontextualización, negativismo, eufemismo, desorganización del contenido, uso del adjetivo disuasivo y del espín semántico, reserva de la última palabra u ordenación envolvente que ejerce la información preconizada sobre la opuesta (orden nestoriano).