Para conseguir unos ejemplares sanos y
garantizarte así una excelente cosecha, has
de cuidarlos respetando los ciclos naturales
que tiene cada árbol.

Riego

El riego es muy importante para todas las
plantas, ya que es gracias al agua que sus
raíces pueden absorber los nutrientes de la
tierra. Dependiendo de la climatología del
lugar, regaremos más o menos frecuentemente.
Generalmente, se regará 2-3 veces por semana
en verano, y 1 o 2 el resto del año.

Los frutales temen el encharcamiento, por
ello es necesario que comprobemos la humedad
de la tierra antes de regar. Así,
introduciremos un palo delgado de madera
hasta el fondo y luego lo extraeremos para
ver cuánto sustrato se ha adherido a él: si
es mucho, no será necesario regar; en cambio,
si sale casi limpio entonces habrá que regar.

Ubicación

La mejor ubicación es una zona donde reciban
la luz solar a ser posible todo el día.
Necesitan sentir el sol para poder crecer
sanos y fuertes, y también para que sus
frutos maduren correctamente. Ahora bien, hay
algunos que se adaptan bien en lugares con
semisombra, como los limoneros o los
naranjos, siempre que estén ubicados en una
zona muy luminosa.

No podemos olvidarnos del viento. Aunque van
a estar en maceta, el viento sigue siendo uno
de los principales problemas. Si sopla flojo
no pasa nada, pero si sopla con mucha
intensidad y durante muchos días seguidos…
hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de
cultivar frutales, ya que si bien no les hará
daño, sí que podrían tirarlos al suelo,
romperles algunas ramas, o haciendo peligrar
la cosecha. Una manera de protegerlos es
poniéndoles uno o dos tutores, y colocarlos
donde el viento no les dé directamente.

Sustrato

Cuando se trata de cultivo en maceta es
imprescindible escoger un buen sustrato, como
60% turba negra + 30% perlita + 10% humus de
lombriz. Para mejorar aún más el drenaje, pon
antes de nada una capa de greda volcánica.
Así, las raíces estarán siempre aireadas,
logrando que el agua que han absorbido llegue
al tronco y posteriormente a las hojas.

Los árboles frutales en macetas, además,
necesitan poder disponer de todos los
nutrientes y minerales posibles. Sólo así nos
aseguraremos poder saborear unas frutas
deliciosas.