El indicativo más habitual del trastorno es una velocidad de lectura más baja de lo normal y dudas y titubeos a la hora de leer. Cuando un niño en el colegio empieza a tener dificultades de aprendizaje aunque sea inteligente y trabajador, es cuando empieza a detectarse la dislexia. 

Siente al alumno cerca de la maestra.

Permita tiempo para salir de clase "time out" cinco minutos a la media hora de estudio para relajar a los alumnos con atención dispersa.

Acérquese al alumno cuando le dé instrucciones.

Llamelo con frecuencia

Utilice formatos simples y claros.

Cuando las autoridades escolares y los padres de familia evitan poner un remedio firme al acosador, éste se siente no sólo impune sino apoyado y con poder sobre cualquier figura de autoridad.

Las personas que sienten que aceptar la opinión de los demás, sin importar que sea razonable o no, es carecer de personalidad; por lo tanto siempre se oponen a todo. (Primer punto de soberbia y alta inseguridad sobre su propia capacidad para razonar).

Las personas que tienen la costumbre de: Desconsiderar y menospreciar a los que les rodean.
Tendencia a sentirse por encima de los demás.
Ego muy frajil, baja autocrítica.
De priorizarse a sí mismos y sus necesidades, los demás sólo interesan para autoafirmarse. (Segundo punto de sobervia y señal de sentirse tan débiles que si toman en cuenta a los demás ellos desaparecen).

Necesitan ayuda y sienten que pedir ayuda es sígno de debilidad, por lo cual pretenden imponer, cosificar a los demás y considerar que todo se les debe por que son ellos y lo necesitan. (con lo cual imposiblitan que se les ayude).

Lo único que les serviría sería el aprender a escuchar. Nada más sencillo y más difícil que quieran hacerlo, pues según ellos solo su criterio cuenta.