El ejercicio mejora el aprendizaje en tres niveles. Optimiza nuestra forma de pensar, al mejorar el estado de alerta, la atención y la motivación. El aprendizaje prepara y estimula las células nerviosas para que se unan la una a la otra, que es la base celular para el aprendizaje de la nueva información. Por último, el ejercicio alienta el desarrollo de nuevas células nerviosas a partir de células madre en el hipocampo, un área del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje.

En algunas escuelas se han realizado estudios acerca del ejercicio para ver si este aumenta la capacidad de lectura de un niño y su rendimiento en otras materias. Lo que estos estudios han demostrado es que, efectivamente, el ejercicio mejora la capacidad lectiva.

Las primeras formas de vida orgánica en la Tierra pudieron aparecer hace casi 4 mil millones de años, según revela un estudio reciente.

En esta investigación, liderada por el Departamento de Ciencias de la Tierra y Astronomía de la Universidad de Tokio (Japón), los expertos analizaron isótopos de carbono de material carbonoso y carbonato de rocas sedimentarias encontradas en el norte de la península Labrador (Canadá).

Sus conclusiones apuntan a que en esa zona pudieron existir hace 3.950 millones de años algunas de las primeras formas de vida conocidas de la Tierra.

Las autoridades federales han manifestado que tras los movimientos telúricos que han azotado al país, la prioridad es la seguridad, por lo que el regreso a clases será escalonado. Las clases iniciarán únicamente en las escuelas que tengan un dictamen de seguridad estructural.


El cambio climático hace a estos huracanes más peligrosos aunque es difícil de cuantificar y mucho más el porcentaje de Harvey que fue un resultado directo de la actividad humana. Está claro que a medida que empeora el cambio climático los huracanes se volverán más poderosos. En este sentido, Harvey es un signo, un pequeño aviso de lo que está por venir.