Las manualidades son una estupenda actividad para estimular, prevenir y resolver dificultades, permitiendo al niño expresarse y dar rienda suelta a su creatividad a través de actividades placenteras.Sirven para entrenar diferentes áreas permitiendo al niño desarrollar y afianzar sus destrezas, fortalecer su tonicidad muscular y adquirir, por ejemplo en el área motora fina, una mayor soltura de sus deditos y manos.

El papa Juan Pablo II declaro a san Francisco de Asís patrono de los animales. El 4 de octubre se celebra a san Francisco de Asís y por tanto también se dedica ese día a los animales, sobre todo a crear conciencia sobre los animales que están en peligro de extinción.

En algunos lugares en ese día llevan a sus mascotas a la iglesia para que se las bendigan.

La impulsividad es la causa del comportamiento inadecuado de la mayoría de los niños en edad escolar. Si los niños no han visto en los padres una actitud reflexiva antes de actuar, es extremadamente dificil explicar al alumno la necesidad de controlar sus impulsos emocionales.

El mal manejo del mensaje hablado, esto es: ignorar las ordenes de los maestros en clase o las reglas del juego en el recreo, es debido a que dicho mensaje no provoca en el menor la inhibición en sus impulsos.

Pero esta habilidad que a los niños hiperactivos o "mal educados" les falta, puede ser desarrollada tanto en casa como en la escuela. La reflexión puede ser desarrollada si en casa y en la escuela se ven ejemplos de esta actitud en los mayores y en los compañeros.

El ejercicio mejora el aprendizaje en tres niveles. Optimiza nuestra forma de pensar, al mejorar el estado de alerta, la atención y la motivación. El aprendizaje prepara y estimula las células nerviosas para que se unan la una a la otra, que es la base celular para el aprendizaje de la nueva información. Por último, el ejercicio alienta el desarrollo de nuevas células nerviosas a partir de células madre en el hipocampo, un área del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje.

En algunas escuelas se han realizado estudios acerca del ejercicio para ver si este aumenta la capacidad de lectura de un niño y su rendimiento en otras materias. Lo que estos estudios han demostrado es que, efectivamente, el ejercicio mejora la capacidad lectiva.