EL CÓMIC, UNA HERRAMIENTA PEDAGÓGICA



Dentro del marco del 26º Salón Internacional del Còmic de Barcelona se organiza un encuentro entre el mundo del cómic y el de la docencia, dirigida especialmente a docentes, profesores y responsables de las bibliotecas escolares así como a editores de cómic, con el objetivo de transformar el cómic en una herramienta pedagógica y ponerla al alcance de todos los profesionales del mundo de la docencia.

El cómic es un elemento muy cercano a todos nosotros pero hasta ahora ha quedado relegado a un plano meramente lúdico dejando de lado sus usos didácticos. A partir de las experiencias realizadas en otros países se ha comprobado que el cómic puede ser un elemento pedagógico de gran utilidad en áreas como la comprensión lectora, la filología aportando recursos narrativos, la plástica

Los Beneficios del Te



Son las cinco de la tarde. Hora de tomar el té. Así que siéntese, relájese y disfrute de este delicioso y delicado sabor que, gracias a sus múltiples beneficios, se ha convertido en todo un tesoro para la salud.

Y es que la ceremonia ha empezado, las tazas ya están dispuestas y la Reina Madre de Inglaterra nos espera. Pero antes de adentrarnos en este ritual, demos un breve repaso por la historia del té, sus propiedades y por qué no, algunas curiosidades.

Con más seguidores y fieles que un equipo de fútbol, el té es hoy día la segunda bebida más consumida del mundo, sólo superada por el agua. Su éxito: su poderosa acción antioxidante y sus propiedades terapéuticas, razón por la cual los emperadores chinos guardaron esta planta en secreto durante años (su origen se remonta a los siglos VII y VI a.C.). Y no es para menos, las variedades de té, según su origen y procesado, son incontables y sus beneficios más que numerosos, por lo que el té se ha situado a la cabeza de todas las infusiones, particularmente, en Inglaterra, donde ya es toda una institución, sobre todo el té negro (Earl Grey y English Breakfast son de los más populares).

Pero... ¿de dónde emerge su color? Negro, verde, rojo o blanco, todos provienen de la familia de las camelias, de ahí su nombre botánico, Camelia Sinensis, aunque el secado y enrollado de las hojas los hacen diferentes, ya que es en ese momento cuando las hojas liberan las sustancias que les otorgan su color y aroma característicos. En definitiva, delicadas fragancias rebosantes de salud, que deleitan el paladar de los más exigentes y aliñan y tiñen los platos de los más afamados gourmets, proporcionando altas dosis de energía a todos los comensales e incondicionales del té. La culpable de tanto arrojo: la cafeína, también llamada teína, una sustancia capaz de activar al más apagado. No obstante, si controlamos el tiempo de reposo de la infusión podremos regular el nivel de cafeína. Por ejemplo, si sólo dejamos transcurrir uno o dos minutos desde que ponemos la bolsita en la taza, la teína quedará rápidamente concentrada en el agua, dando como resultado una infusión altamente estimulante. En cambio, si dejamos reposar la infusión más tiempo, el aroma del té será más fuerte, pero la teína tendrá menos incidencia sobre el organismo.

Propiedades terapéuticas

- Frena el envejecimiento. Los polifenoles y las catequinas presentes en el té verde tienen una acción antioxidante veinte veces más potente que la de la vitamina E.

- Mantiene a raya el colesterol. Las catequinas del té verde controlan el exceso de “colesterol malo” en la sangre.

- Combate la hipertensión.

- Previene las enfermedades cardiovasculares.

- Estimula las defensas del organismo. El té verde es un buen refuerzo para el sistema inmunitario.

- Protege contra la gripe.

- Tonifica el cuerpo y la mente. El té es un estimulante suave, mucho más inofensivo que el café, que renueva la energía de todo el organismo, combate el sueño y favorece las actividades intelectuales.

- Previene la caries. El té verde es el que tiene el poder antibacteriano más potente, seguido del Pu-erh (té rojo), el té negro y, por último, el Oolong.

Y una vez conocidas las propiedades del té, sólo nos queda prepararlo, aunque esta ceremonia casi celestial encierra tras de sí algunos secretos y reglas de oro. Para empezar, el té debe almacenarse en recipientes herméticos de metal o porcelana. Así mismo, los expertos insisten en que la tetera nunca debe lavarse por dentro, dado que el jabón puede contaminar el sabor de la infusión, o en la utilización de agua mineral para elaborar el té. A la hora de servirlo, mejor si es en tazas de porcelana blanca o vasos transparentes.

Los Problemas de Audición en la Edad Avanzada



Hay que revisarse periódicamente la audición para mantener una mejor calidad de vida.

La pérdida de la audición es una de las condiciones crónicas más prevalentes en la tercera edad. Este problema afecta de un 30 al 46 % de las personas mayores de 65 años de edad y al 90% de aquellos por arriba de los 80 años. Debido a que la pérdida de la audición en su naturaleza es progresiva pero gradual es que generalmente el diagnóstico se hace tarde o se retrasa.

La audición cobra un especial interés en la tercera edad pues tiene un potencial muy importante en la calidad de vida que podamos tener pues es una de las herramientas diarias que sin querer utilizamos para nuestra comunicación. Sin la audición, la comunicación es muy difícil y usualmente nos retraemos y aislamos del resto de nuestro entorno.

Por eso es muy importante hacer una revisión con un profesional que nos examine la audición, ya sea mediante una entrevista dirigida o una evaluación intencionada y su respectiva revisión clínica incluyendo a las pruebas audiológicas para determinar el grado de sordera así como su causa que puede ser desde un simple tapón de cerumen hasta una patología sensoneural, incluyendo a la presbiacusia o disminución de la audición por la edad, hasta problemas de la conducción del sonido o causas del sistema nervioso central.

El uso de aparatos auditivos mejora la depresión, las habilidades de comunicación, las relaciones sociales, el funcionamiento cognitivo y la autosuficiencia asociadas todas ellas a los problemas auditivos.

Sin embargo, a pesar de existir estos aparatos, los pacientes ancianos con déficit en la audición pocas veces buscan ayuda y los que tienen los aditamentos, pocas veces los utilizan por ser muchas veces aparatos de difícil manejo o que nadie les enseña el uso adecuado de los mismos o que no están perfectamente diseñados para ellos.

Dentro de los consejos que se puede dar para que mejoremos la comunicación con este tipo de pacientes están:

- Estar a aproximadamente 1 metro de distancia de la persona.

- Tener la atención de la persona.

- Sentar a la persona enfrente de una pared que nos puede ayudar a reflectar el sonido.

- Usar una voz con tonos graves no agudos.

- Hablar despacio, pausado y sin gritar.

- En lugar de repetir, refrasear o recalcar lo importante.

- Hacer una pausa al final de cada oración o idea.

Por lo tanto es importante, que se hagan pruebas rutinarias para evaluar la audición, pues este problema aumenta con la edad y si disminuye o perdemos la misma estamos perdiendo también una de nuestras mejores armas para la comunicación diaria y la calidad de vida se verá amenazada.

La contaminación "afecta" al cerebro



María Elena Navas

BBC Ciencia

Si usted respira el humo que despiden los autos durante una hora quizás no sólo sufra un dolor de cabeza.

Una investigación reciente asegura que aún una pequeña exposición a los gases emanados por el combustible puede afectar la forma como funciona el cerebro.

Según el estudio publicado en la revista Particle and Fibre Toxicology (Toxicología de Partículas y Fibras), el humo de combustión del diesel induce una respuesta de estrés en la actividad cerebral.

Investigaciones anteriores habían determinado que las pequeñas partículas (llamadas nanopartículas) que respiramos en el aire contaminado pueden llegar al cerebro.

Sin embargo, ésta es la primera vez que se logra demostrar en un estudio que la inhalación de contaminantes puede alterar la actividad cerebral.

"Se sabe que las partículas inferiores a 10 micras (una micra es la millonésima parte de un metro), que ingresan por el tracto respiratorio al organismo también pueden ingresar por el torrente sanguíneo y afectar a otros órganos", dijo a BBC Ciencia el doctor Héctor García Lozada, experto en contaminación atmosférica y salud pública de la Universidad Nacional de Colombia.

"Hasta ahora no habíamos tenido noticia de que llegaran hasta el cerebro", agrega el experto.

"Pero sí sabemos por ejemplo de afecciones en el hígado o de otros órganos en los cuales se depositan las partículas", agregó.

Estrés

Los investigadores de la Universidad de Zuyd, en Holanda, reclutaron a 10 voluntarios.

Algunos permanecieron una hora en un cuarto con aire limpio, y otros en un cuarto cargado con humo del escape de un motor de diesel.

Se les colocó un electroencefalograma (EEG), un aparato que registra las señales eléctricas del cerebro.

Y se monitorearon las ondas cerebrales de los voluntarios durante el período de exposición y durante una hora después que salieron del cuarto.

El nivel de concentración de gases de diesel que los individuos respiraron fue más alto que el que se inhala normalmente en el exterior, como por ejemplo en una calle transitada o en un garaje.

Los científicos descubrieron que después de unos 30 minutos de exposición, el humo de diesel comenzaba a afectar la actividad cerebral.

Los datos del EEG mostraron que el cerebro mostraba una respuesta de estrés.

Esto, afirman los investigadores, indica cambios en la manera en que la información es procesada en la corteza cerebral.

Las consecuencias de la inhalación incluso aumentaron cuando los sujetos habían salido de la cámara de gases. Los científicos creen que esto se debe al efecto de las nanopartículas, o partículas de hollín, que son uno de los principales componentes de los gases de la gasolina.

Éstas, dicen, pueden penetrar hasta el cerebro y afectar la función cerebral.

"Aunque hasta ahora no se sabía cómo estas partículas pueden afectar el cerebro, sí tenemos mucha información sobre los efectos de la inhalación del plomo de la gasolina", indicó el doctor García Lozada.

"En muchos países la gasolina todavía contiene plomo y se sabe que éste causa efectos neurológicos e incluso puede afectar el desempeño intelectual de la gente, especialmente de los niños", agrega el experto.

Nanopartículas

Los investigadores afirman que cuando las partículas de las emisiones de la gasolina se depositan en el tejido cerebral ocurre un efecto de estrés oxidativo.

Este mecanismo ya ha sido vinculado a enfermedades neurodegenerativas como Parkinson y Alzheimer.

Los especialistas infieren que quienes sufren una exposición crónica a la contaminación del aire en las grandes ciudades -donde los niveles de estas partículas de hollín pueden ser muy altos-, están en riesgo de que sus células sufran de estrés oxidativo.

"Si asociamos los resultados de este estudio con los efectos que ya se han demostrado de la gasolina, sin duda podemos esperar este tipo de consecuencias", señala el doctor García Lozada.

A largo plazo, creen los científicos, los efectos de la exposición a las nanopartículas del tráfico podrían interferir con las funciones cerebrales normales y los procesos de información.

Pero subrayan, que aún hacen falta más estudios sobre el tema, especialmente en cuanto a la relación entre la exposición a las partículas y las respuestas del cerebro.

Estos estudios, sin embargo, tienen una limitación ética: hay que exponer a voluntarios a sustancias potencialmente tóxicas.