La Depresión en el Adulto Mayor



El Estado Depresivo Mayor se puede definir como un período de por lo menos 2 semanas de duración en el que la persona experimenta cambios en su estado de ánimo durante la mayor parte del día, como pueden ser: el sentirse triste o con pérdida del interés en las actividades placenteras, además de otros síntomas.

La prevalencia del Estado Depresivo Mayor es del 2.3 al 3.2 % en el hombre y puede ser hasta tres veces más alta en la mujer. En la Vejez la prevalencia puede ser menor; en nuestro país, un estudio la sitúa alrededor del 2 %. Pero lo importante, no son todos los números sino que se le da muy poca atención y sólo se reconoce en una tercera parte de los casos, pudiendo afectar hasta el 25 % de los pacientes que acuden al médico, haciéndola la segunda causa de consulta, sólo después de la hipertensión arterial.

El reconocerla y tratarla puede mejorar significativamente la calidad de vida de la persona que la padece. Es necesario identificarla en los posibles candidatos entre los que debemos contar a las personas mayores con enfermedades crónicas. Es necesario correlacionar los síntomas con los criterios establecidos para tal fin, como son los descritos en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV). Las recomendaciones indican que el paciente de la tercera edad no debe tratarse en una primera elección con medicamentos como las aminas terciarias tricíclicas (como amitriptilina, imipramina o doxepina), con inhibidores de la monoaminaoxidasa (a excepción de una depresión atípica) o con las benzodiacepinas, pues tienen más efectos secundarios y adversos y no tienen mejor eficacia que otros antidepresivos en el mercado. Por si fuere poco, muchos pacientes no reciben la dosis ni duración del tratamiento adecuado, siendo a veces necesario los tratamientos prolongados o de por vida. Dentro del manejo integral debe de incluirse a la psicoterapia en muchos pacientes además de identificar y solucionar los otros padecimientos médicos y los problemas psicosociales.

Si no es tratada la depresión, se ha visto que se incrementa la morbilidad y mortalidad del paciente.

En resumen, la depresión no es reconocida ni tratada en muchos casos, por lo que es necesario aprender a detectarla y tratarla.

Dentro los consejos útiles que podemos hacer para ayudarnos a nosotros mismos están:

• No fijarnos metas difíciles de cumplir.

• Dividir las tareas grandes en metas pequeñas.

• No esperar más de la cuenta de nosotros mismos.

• Procurar estar con otras personas.

• Participar en actividades que nos hagan sentir mejor.

• Consultar la opinión sobre decisiones importantes de nuestras vidas.

• No esperar salir de inmediato de la depresión.

• Evitar los pensamientos negativos.

• Pedir ayuda.

Londres.- La adición de ácido fólico al pan para reducir los casos de espina bífida puede acarrear otros riesgos para la salud, según un informe médico británico.

El Gobierno de Londres estudia actualmente la posibilidad de reforzar la harina con ácido fólico para prevenir ese tipo de defectos de nacimiento, procedimiento aprobado por la Agencia de Estándares Alimentarios del Reino Unido, informó Efe. Los científicos, sin embargo, han descubierto que ese suplemento sintético puede saturar el hígado y que el cuerpo puede tener problemas a la hora de metabolizarlo.

Según un equipo del Instituto de Investigación de los Alimentos, un hígado saturado de ácido fólico lo suelta a la sangre sin digerir, lo que podría crear problemas a las personas con deficiente salud. Anteriormente se creía que el ácido fólico podría descomponerse en el estómago de la misma manera que esa misma substancia absorbida de forma natural. Un artículo publicado en el British Journal of Nutrition señala que los efectos sobre la salud de ese suplemento sólo se apreciará en su totalidad dentro de veinte años.

Según la doctora Sian Astley, de ese instituto, "reforzar la harina con ácido fólico debería reducir la incidencia de los defectos del tubo neural (como la espina bífida)". "Sin embargo, a dosis equivalente a la mitad de la cantidad propuesta en el Reino Unido, el hígado se satura y el ácido fólico no metabolizado fluye por la corriente sanguínea".

"Esto, explica la experta, puede causarles problemas a las personas con leucemia o artritis, a las mujeres que sufren embarazos ectópicos (fuera del útero), los hombres con un historial familiar de cáncer intestinal, algunas personas con arterias bloqueadas y los ancianos con deficiencia de vitamina B12".

Según Astley, también aumenta la probabilidad de parto múltiple en las mujeres sometidas a tratamiento de fecundación in vitro con el consiguiente riesgo potencial tanto para la madre como para la criatura. El ácido fólico, que aparece en estado natural en muchos alimentos, incluidas las hortalizas verdes, es esencial para las mujeres embarazadas pues su defecto puede hacer que den a luz a niños con espina bífida. La doctora Astley dice que su instituto pone en tela de juicio el consenso reinante desde los años ochenta en el sentido de que el ácido fólico se metaboliza en el intestino delgado del mismo modo que el absorbido de forma natural a través de los alimentos. En Estados Unidos, la harina ha sido reforzada con ácido fólico desde 1996, y la incidencia de esa enfermedad ha caído en más de un 20 por ciento, pero los científicos advierten de que si las personas ingieren ya esa substancia de forma natural, una dosis extra puede resultar peligrosa.

La Agencia de Estándares Alimentarios afirma que hizo su recomendación tras un análisis exhaustivo y apoyado por la ciencia y que no habría dado ese paso de haber encontrado pruebas de que hay riesgos inaceptables para determinados grupos de personas.

La limpieza del rostro es un paso esencial para la belleza y salud de la piel. Solamente una piel que ha sido desmaquillada y liberada de las impurezas acumuladas durante el día puede beneficiarse de un tratamiento para el cuidado de la piel.

No se deje vencer por la pereza y limpie su rostro. Esté maquillado o no, es imprescindible desmaquillarlo dos veces al día. Constantemente se depositan sobre la tez residuos que resultar imprescindibles eliminar para lucir una piel bonita.

La contaminación, el polvo, el humo del tabaco, el sudor y los restos de crema y maquillaje taponan los poros de la piel e impide que se oxigene, y en consecuencia, eclipsan la luminosidad de la piel.

POR LA NOCHE Y POR LA MAÑANA.

La epidermis se debe de limpiar por la noche para arrastrar toda la suciedad que se ha acumulado a lo largo del día. Es imprescindible acostarse con la cara lavada y limpia. El agua por sí solo es incapaz de arrastrar toda la suciedad e impurezas acumulada en el rostro. Por eso es necesario recurrir a limpiadores específicos para cada tipo de piel.

Por la mañana también se deben de eliminar los restos de la crema nocturna, así como el sudor y comenzar el día con la tez luminosa. No sirve de mucho aplicar sobre el rostro cosmética de última generación, de vanguardia si no se emplean sobre una piel inmaculada. Para que los principios activos de productos como el “serum”, la hidratante, la nutritiva o los protectores solares sean efectivos y penetren en la dermis deben de extenderse después de desmaquillarla.

A CADA TIPO DE PIEL SU LIMPIADORA.

Dependiendo del tipo de cutis de cada persona, así como de sus gustos a la hora de elegir el desmaquillador, el mercado pone al servicio del cliente una amplia gama de limpiadores que cubrir las necesidades de todos los tipos de piel.

Los cutis grasos, que se caracterizan por los brillos y los poros dilatados, requieren tratamientos libres de aceites dos veces al día. Es la única fórmula para lucir en buen estado.

Las pieles secas requieren productos untuosos que acaben con la suciedad y además que estimulen la producción de lípidos e hidraten. Le sientan muy bien las leches limpiadoras.

Existen miles de fórmulas para limpiar el rostro. Elija la que más le guste. Por ejemplo, el recurso ideal para las mujeres viajeras o las más perezosas son las toallitas.

También hay geles y espumas 2 en 1 e inluso 3 en 1 que con un solo gesto desmaquillan el rostro y los ojos y además tonifican. La fórmula más tradicional consiste en aplicar el desmaquillador de ojos, a continuación la leche limpiadora de rostro y por último el tónico.

Independientemente del producto que elija, no olvide de que siempre debe aplicar el producto en el centro del rostro y extenderlo hacia los extremos y la raíz del caballo, haciendo hincapié en las aletas de la nariz, la barbilla y la frente.

Tras el limpiador, aplique el tónico para hidratar y tonificar la piel. No se olvide del cuello y del escote, ambas partes del cuerpo requieren los mismos cuidados que el rostro.

La limpieza siempre debe hacerse de forma suave para evitar irritaciones en la piel.

EL CUIDADO DE LOS OJOS.

La zona ocular, tan sensible como frágil, requiere más atención. Se debe de emplear un producto adecuado para los ojos que no los irrite si, por casualidad, el desmaquillador entra en contacto con ellos.

Cuando vaya a comprar el producto, solicite que sea capaz de eliminar la máscara de pestañas sin necesidad de frotar los ojos con intensidad. Felicidad Carrera aconseja empapar con desmaquillante un disco de celulosa y arrastrar la suciedad sin maltratar los párpados.