La limpieza del rostro es un paso esencial para la belleza y salud de la piel. Solamente una piel que ha sido desmaquillada y liberada de las impurezas acumuladas durante el día puede beneficiarse de un tratamiento para el cuidado de la piel.

No se deje vencer por la pereza y limpie su rostro. Esté maquillado o no, es imprescindible desmaquillarlo dos veces al día. Constantemente se depositan sobre la tez residuos que resultar imprescindibles eliminar para lucir una piel bonita.

La contaminación, el polvo, el humo del tabaco, el sudor y los restos de crema y maquillaje taponan los poros de la piel e impide que se oxigene, y en consecuencia, eclipsan la luminosidad de la piel.

POR LA NOCHE Y POR LA MAÑANA.

La epidermis se debe de limpiar por la noche para arrastrar toda la suciedad que se ha acumulado a lo largo del día. Es imprescindible acostarse con la cara lavada y limpia. El agua por sí solo es incapaz de arrastrar toda la suciedad e impurezas acumulada en el rostro. Por eso es necesario recurrir a limpiadores específicos para cada tipo de piel.

Por la mañana también se deben de eliminar los restos de la crema nocturna, así como el sudor y comenzar el día con la tez luminosa. No sirve de mucho aplicar sobre el rostro cosmética de última generación, de vanguardia si no se emplean sobre una piel inmaculada. Para que los principios activos de productos como el “serum”, la hidratante, la nutritiva o los protectores solares sean efectivos y penetren en la dermis deben de extenderse después de desmaquillarla.

A CADA TIPO DE PIEL SU LIMPIADORA.

Dependiendo del tipo de cutis de cada persona, así como de sus gustos a la hora de elegir el desmaquillador, el mercado pone al servicio del cliente una amplia gama de limpiadores que cubrir las necesidades de todos los tipos de piel.

Los cutis grasos, que se caracterizan por los brillos y los poros dilatados, requieren tratamientos libres de aceites dos veces al día. Es la única fórmula para lucir en buen estado.

Las pieles secas requieren productos untuosos que acaben con la suciedad y además que estimulen la producción de lípidos e hidraten. Le sientan muy bien las leches limpiadoras.

Existen miles de fórmulas para limpiar el rostro. Elija la que más le guste. Por ejemplo, el recurso ideal para las mujeres viajeras o las más perezosas son las toallitas.

También hay geles y espumas 2 en 1 e inluso 3 en 1 que con un solo gesto desmaquillan el rostro y los ojos y además tonifican. La fórmula más tradicional consiste en aplicar el desmaquillador de ojos, a continuación la leche limpiadora de rostro y por último el tónico.

Independientemente del producto que elija, no olvide de que siempre debe aplicar el producto en el centro del rostro y extenderlo hacia los extremos y la raíz del caballo, haciendo hincapié en las aletas de la nariz, la barbilla y la frente.

Tras el limpiador, aplique el tónico para hidratar y tonificar la piel. No se olvide del cuello y del escote, ambas partes del cuerpo requieren los mismos cuidados que el rostro.

La limpieza siempre debe hacerse de forma suave para evitar irritaciones en la piel.

EL CUIDADO DE LOS OJOS.

La zona ocular, tan sensible como frágil, requiere más atención. Se debe de emplear un producto adecuado para los ojos que no los irrite si, por casualidad, el desmaquillador entra en contacto con ellos.

Cuando vaya a comprar el producto, solicite que sea capaz de eliminar la máscara de pestañas sin necesidad de frotar los ojos con intensidad. Felicidad Carrera aconseja empapar con desmaquillante un disco de celulosa y arrastrar la suciedad sin maltratar los párpados.

Para las personas de la tercera Edad: Prevención de caídas y fracturas

Una simple caída puede cambiar su vida. Basta con oír lo que dicen algunas de las miles de personas mayores que se caen cada año y se rompen (o se fracturan) un hueso.

El envejecimiento suele estar acompañado de muchos cambios. La vista, la audición, la fuerza mus-cular, la coordinación y los reflejos dejan de ser los mismos. El equilibrio puede verse afectado por la diabetes y enfermedades cardíacas, o por problemas circulatorios, de la tiroides o del sistema nervioso. Algunos medicamentos pueden causar mareos. Cualquiera de estos problemas puede aumentar la probabilidad de una caída.

Por otro lado está la osteoporosis—una enfermedad que hace que los huesos se vuelvan muy delgados por lo que pueden romperse fácilmente. La osteoporosis es una de las causas principales de fracturas de huesos en las mujeres después de la menopausia. También afecta a los hombres mayores. Cuando los huesos son frágiles, hasta una pequeña caída puede ocasionar la fractura de uno o más huesos. Aunque las personas que sufren de osteoporosis deben tener mucho cuidado para no caerse, todos debemos ser más cautelosos a medida que envejecemos.

Un hueso fracturado tal vez no parezca algo terrible. Después de todo, sabemos que sanará. ¿No es cierto? Sin embargo, a medida que envejecemos, una fractura puede ser el comienzo de problemas más graves. Las buenas noticias son que hay cosas sencillas que se pueden hacer para evitar la mayoría de las caídas.

Tome las siguientes precauciones

Las caídas y accidentes rara vez ocurren sin razón. Mientras más cuide de su salud y bienestar generales, menos probabilidades habrá de que se caiga. He aquí algunas sugerencias:

Pregúntele a su médico acerca de una prueba llamada densitometría ósea, la cual mide la densidad mineral ósea e indica cuán fuertes son sus huesos. De ser necesario, su médico le ordenará nuevos medicamentos que le ayudarán a fortalecer sus huesos y evitar que se rompan fácilmente.

Consulte con su médico y haga un programa especial de ejercicios que sea adecuado para usted. El ejercicio regular le ayudará a mantenerse fuerte y a mejorar su tonicidad muscular. También ayuda a mantener la flexibilidad de sus articulaciones, tendones y ligamentos. El ejercicio que incluye un peso ligero, como caminar y subir escaleras, puede inclusive hacer más lenta la pérdida de hueso debida a la osteoporosis.

Hágase un examen de la vista y la audición a menudo. Cualquier cambio pequeño en la vista y la audición puede afectar su estabilidad. Si, por ejemplo, su médico le ordena lentes nuevos, tómese el tiempo necesario para acostumbrarse a ellos y úselos según se lo indique el médico; o si necesita un audífono, asegúrese de que le quede bien ajustado.

Averigüe cuáles son los posibles efectos secundarios de los medicamentos que está tomando ya que algunos pueden afectar su coordinación y equilibrio. De ser así, pregúntele a su médico o al farmacéutico qué puede hacer para reducir las posibilidades de caerse.

Limite la cantidad de alcohol que consume. Hasta una pequeña cantidad puede afectar el equilibrio y los reflejos.

Después de comer, acostarse o descansar, levántese con lentitud. Si lo hace demasiado rápido su presión arterial puede bajar bruscamente y darle la sensación de que se va a desmayar.

No deje que su casa se ponga demasiado fría ni demasiado caliente…ya que esto puede hacer que se maree. En el verano, si su casa no tiene aire acondicionado, utilice un ventilador eléctrico para mantenerse fresco, tome mucho líquido y limite el ejercicio. En el invierno, mantenga la temperatura a 65° o más durante la noche.

Utilice un bastón o una andadera que le haga sentirse más estable cuando camina. Esto es muy importante cuando camina en zonas que no conoce bien o en lugares donde los pasos peatonales no están nivelados. Además, tenga mucho cuidado al caminar en superficies mojadas o con hielo porque pueden ser muy resbaladizas. Trate de que alguien coloque arena o sal en las superficies donde hay hielo.

Utilice zapatos de suela de goma y tacón bajo que le sostienen bien los pies. Caminar solamente con medias o zapatos de suela lisa en escaleras o en pisos encerados puede ser peligroso.

Sujétese del pasamanos cuando utilice las escaleras. Si tiene que llevar algún objeto al subir o bajar las escaleras, sujételo con una mano y con la otra utilice el pasamanos.

No corra riesgos. Manténgase alejado de los pisos acabados de lavar y no se suba a una silla o mesa para tratar de alcanzar algo que esté demasiado alto; utilice en su lugar un dispositivo extensor (reach stick, en inglés). Estos extensores son herramientas especiales para agarrar que puede comprar en muchas ferreterías o en la mayoría de las tiendas de instrumentos médicos.

Investigue si es posible instalar un sistema de vigilancia monito-reada en su hogar. Por lo general, usted lleva un botón en una cadena que se coloca alrededor del cuello. Si se cae o necesita ayuda urgente, sólo tiene que presionar el botón para notificarle al servicio de ayuda, el cual enviará de inmediato personal de emergencia a su casa. Puede encontrar información sobre los servicios de “alarma médica” (medical alarm) en las páginas amarillas.

La mayoría de las compañías de seguros y Medicare no cubren artículos como sistemas de vigilancia monitoreada ni dispositivos extensores. Así que asegúrese de preguntar sobre el costo porque es probable que tenga que pagarlos de su propio bolsillo.

Trate de que su casa sea segura

Usted puede ayudar a evitar caídas haciendo cambios en las zonas de su casa que no sean seguras.

En las escaleras, pasillos y caminos:

Asegúrese de que haya buena iluminación e interruptores en la parte de arriba y abajo

de las escaleras.

Mantenga limpias las zonas por donde camina.

Verifíque que todas las alfombras estén fijadas al piso de modo que no se deslicen. Coloque bandas antirresbalantes en los pisos de cerámica o madera. Puede comprar estas bandas en cualquier ferretería.

Ponga pasamanos desde arriba hasta abajo en ambos lados de las escaleras y asegúrese de que estén bien instalados.

En los baños principales y en los auxiliares:

Instale barras cerca de los inodoros así como dentro y fuera de la bañera y la ducha.

Coloque tapetes, bandas antirresbalantes o alfombras en todas las superficies que puedan mojarse.

Mantenga las lamparitas de noche encendidas.

En su cuarto:

Ponga lámparas e interruptores de luz cerca de la cama.

Mantenga también el teléfono cerca de la cama.

En otras habitaciones:

Mantenga los cables de electricidad y el teléfono cerca de las paredes y alejados de las zonas por donde camina.

Fije firmemente al piso todas las alfombras y tapetes.

Arregle los muebles (especialmente las mesas de centro) y otros objetos de modo que no estén en la parte por la que va a pasar.

Asegúrese de que la altura de sus sofás y sillas sea adecuada de modo que pueda sentarse y levantarse con facilidad.

Si desea más información

Muchos estados y zonas locales ofrecen programas educativos o de modificación de la casa para ayudar a las personas mayores a evitar caídas. Consulte con el departamento de salud o la división de asuntos para personas mayores de su gobierno local para averiguar si existe alguno de estos programas en su zona.

Si desea obtener información detallada acerca de las reparaciones o cambios sencillos y poco costosos que podrían ayudarle a hacer que su casa sea más segura, comuníquese con la Comisión de Seguridad de los Productos para el Consumidor de Estados Unidos a la dirección que se da más abajo. Solicite una copia gratuita del folleto Home Safety Checklist for Older Consumers (lista de verificación sobre seguridad dentro de la casa para consumidores de la tercera edad).

Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento

Departamento de Salud y Servicos Humanos de los Estados Unidos

Institutos Nacionales de Salud

La primera consecuencia de la dislexia son los problemas de autoestima.

Irene Ranz, presidenta de la Asociación Dislexia sin Barreras, aclara que la primera consecuencia tremenda de la dislexia son los problemas de autoestima; los niños no son tontos, se dan cuenta de que los demás están aprendiendo y ellos no, por lo tanto empiezan a sentirse muy mal, y eso e inmediato; niños con cinco y seis años ya tienen la autoestima por los suelos. El segundo efecto es que quedan descolgados de la clase, también en los conceptos; van acumulando un desfase y llega un momento en que les hacen repetir el curso. A veces los dejan por "imposibles". Finalmente no se les permite titular y llengan al fracaso escolar.


¿Es seguro darle a los niños en edad preescolar Ritalin para atender el trastorno de deficit de atención?

Esa pregunta buscó ser respondida por el primer estudio a largo plazo auspiciado por el gobierno estadounidense que se hizo en menores de esa edad, y se descubrió que ese fármaco estimulante produce algunos efectos secundarios. El medicamento no se recomienda para ser recetado a niños menores de seis años.

La investigación se hizo debido a la preocupación que surgió luego que se publicaran informaciones en el sentido de que había aumentado dramáticamente el número de niños en edad preescolar que habían consumido algún fármaco psiquiátrico, entre ellos el Ritalín.

" La seguridad no está establecida adecuadamente y la eficacia mucho menos", señaló el médico Sidney Wolfe, del grupo de vigilancia Public Citizen.

Aproximadamente el 40% de los niños que consumieron el medicamento desarrollaron efectos secundarios y un 11% de ellos abandonó el estudio debido a problemas entre los que se encontraba la irritabilidad del menor, pérdida de peso, insomnio y crecimiento menor al esperado.

Los niños que consumieron metilfenidado, que es la sal con la que se produce el Ritalín, crecieron aproximadamente 1,25 centímetros menos y ganaron aproximadamente un kilo de peso menos de lo esperado durante el estudio, que duró 70 semanas.

"Es una catástrofe. Simplemente abre el camino para drogar a los niños más pequeños", afirmó el doctor Peter Breggin, un psiquiatra de Nueva York y un añejo crítico de la prescripción de fármacos psiquiátricos a niños.