La inquietud que causa en los compañeros el comportamiento inestable de alumnos con problemas de aprendizaje como la dislexia y la atención dispersa puede provocar en alguno de los compañeros fuerte irritación y accesos de ira.

La educación formal actual no está apoyando a los estudiantes a descubrir sus mejores habilidades, ni los fomenta cuando aparecen.

La actitud es la clave para que el trato con las personas sea un encuentro agradable y no un desencuentro amargo y solitario.