La educación formal actual no está apoyando a los estudiantes a descubrir sus mejores habilidades, ni los fomenta cuando aparecen.

El ambiente familiar a veces da un campo de afinidades reconocidas y valoradas, pero no siempre.

Para reconocer tus talentos necesitas experimentar con distintas actividades y encontrar en ellas lo que más disfrutas y que mejor sabes hacer.