La autonomía económica se explica como la capacidad de generar ingresos y recursos propios a partir del acceso al trabajo remunerado.

La creatividad para el autoempleo es una de las habilidades necesarias para entrar en la actividad económica aún cuando, por distintas razones, no se puede conseguir un puesto de trabajo subordianado.

Hay personas creativas de manera innata, se puede decir eso de “han nacido así” y a otras les costará un poco más desarrollar su capacidad creativa, pero tanto en un caso como en otro no se debe desaprovechar esas cualidades que hará que el trabajo tenga un sentido liberador.