Imprimir

 

La falsa amistad es un fenómeno que todos tarde o temprano sufrimos y la herida que deja es muy difícil de sanar sin una manera de poner distancia entre dicha persona y uno mismo.


Hay personas que les encanta hurgar en los dolores ajenos para después sacar provecho de ello, por lo tanto fingen sinceridad, condolencia, comprensión... Tarde o temprano te enteras de como lo capitaliza para sus propios fines. Esto nos deja un dolor por la traición y uno muy fuerte por haber sido engañados, engatusados por su falsa cordialidad. Es más tonto el que engaña que el que da su amistad de manera sincera. Es muy conocido el refrán el león cree que todos son de su condición, en lo bueno y en lo malo.
Quien traiciona la confianza que se le ha dado nos prohíbe tratarlo con dicha confianza. ¿Quién ha perdido más? Siempre es mejor saber quien es quien y que podemos esperar de cada persona.