No hay paz sin justicia.

No hay justicia sin equidad.

No hay equidad sin desarrollo.

No hay desarrollo sin democracia.

No hay democracia sin el respeto a la identidad y a la dignidad de las culturas y de los pueblos.


Rigoberta Menchú