Un día, un señor viajó al África junto con su fiel perrito. El objetivo del viaje era participar en un safari de cacería. Durante una de las jornadas de caza, el perrito se alejó del grupo y se extravió. Habiendo perdido totalmente el rastro del grupo, el perrito comenzó a vagar cabizbajo por la selva.
 
Repentinamente sintió un fuerte alboroto. Levantó su cabeza y vio que una enorme pantera corría hacia él a toda carrera. El perrito comprendió que estaba a punto de ser devorado. Quiso pensar pero no había tiempo. Vio que a su lado había una pila de huesos de un animal muerto y comenzó a mordisquearlos.
 
Cuando la pantera estaba lo suficientemente cerca, a punto de atacarlo, el perrito dijo en voz alta:
- ¡¡¡Mmmm, qué rica pantera me acabo de comer!!!
 
La pantera escuchó aquello y frenó bruscamente. Huyó despavorida pensando:
- ¿Quién sabe qué raro animal será ese? ¿A ver si me come a mí también?
 
Pero un mono que andaba trepado en un árbol cercano oyó y vio la escena… Sin más corrió tras la pantera para contarle cómo la había engañado el perrito: -¡Qué idiota eres pantera… esos huesos ya estaban ahí! ¿No te diste cuenta que solo era un simple perrito de ciudad?
 
La pantera se sintió frustrada por su propia torpeza. Embravecida, corrió a buscar al perrito con el mono montado en el lomo… Una vez más, el perrito ve a lo lejos que la pantera se acerca, esta vez junto con el mono chismoso…
 
-¿Y ahora qué hago? No había tiempo para huir… El miedo no lo amilanó. Entonces, en vez de salir corriendo, se quedó sentado dándoles la espalda, como si no los hubiera visto. Cuando la pantera estaba cerca para atacarlo el perrito exclamó:
 
- ¡Este mono es un estúpido, hace más de media hora que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no viene!
 
  He aquí el momento de reflexionar. Si el “perrito” se hubiera guiado por el miedo estaría muerto. El miedo le indica que la pantera es un animal cazador del que un perrito no puede escapar. Sin embargo, el perrito no se aferró a esto. Él se dejó llevar por la naturaleza de su inteligencia en un momento crítico. El perrito comprendió que no había momento futuro sino “Un presente inteligente que se construye a cada momento”.
 
Moraleja: 
No se deje dominar por el miedo, reflexione…
Es difícil dar una definición de la lealtad, pero quizás nos acercaremos a ella si la llamamos el sentimiento que nos guía en presencia de una obligación no definida.

Gilbert Keith Chesterton

Sólo el que manda con amor es servido con lealtad.

Francisco De Quevedo

La Lealtad es cosa de la que todo el mundo habla y muy pocos la practican, por la sencilla razón de que no es una posición espiritual al alcance de todo el mundo, ni todo el mundo está preparado para ser leal.

La lealtad es cualidad de personas fuertes, es el valor de los valientes, es la unión de los verdaderos amigos. No esperes lealtad si no has sido leal. No esperes nobleza si has abusado de la nobleza. No esperes sinceridad en el afecto si has traicionado.

Confucio
El Dr. Juan Hitzig estudió las características de algunos longevos saludables y concluyó que más allá de las características biológicas, el denominador común de todos ellos radicaba en sus conductas y actitudes.
 
“Cada pensamiento genera una emoción y cada emoción moviliza un circuito hormonal que tendrá impacto en las 5 trillones de células que forman un organismo –explica–. 
Las conductas “S”: serenidad, silencio, sabiduría, sabor, sexo, sueño, sonrisa, promueven secreción de Serotonina.
 
Mientras que las conductas “R”: resentimiento, rabia, rencor, reproche, resistencias, represión, facilitan la secreción de cortisol, una hormona corrosiva para las células, que acelera el envejecimiento. 
 
Las conductas “S” generan actitudes “A”: ánimo, amor, aprecio, amistad, acercamiento. Las conductas “R” por el contrario generan actitudes “D”: depresión, desánimo, desesperación, desolación. 
 
Con solo aprender este alfabeto emocional,  lograremos  vivir más tiempo y mejor, porque la “mala sangre” (mucho cortisol y poca serotonina) deterioran la salud, posibilitan la enfermedad y aceleran el envejecimiento. El buen humor, en cambio, es clave para la longevidad saludable.”


La imaginación es más importante que la sabiduría.

No creo, en el sentido filosófico del término, en la libertad del hombre. Cada uno obra no sólo por una coacción exterior, sino también por una necesidad interior.

Nunca creeré que Dios juega a los dados con el mundo.

Lo más bello que podemos experimentar es el misterio de las cosas.

La próxima guerra mundial se llevará a cabo con piedras.

No permitas que tu felicidad dependa de alguien porque no siempre esa persona será como crees.

El arte es la expresión de los más profundos pensamientos por el camino más sencillo.

La única manera de educar es dando un ejemplo, a veces un ejemplo espantoso.

El verdadero valor de un hombre se determina examinando en qué medida y en qué sentido ha logrado liberarse del yo.

Los ideales que han iluminado mi camino, y una y otra vez me han infundido valor para enfrentarme a la vida con ánimo, han sido la bondad, la belleza y la verdad.

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

Las grandes almas siempre se han encontrado con una oposición violenta de las mentes mediocres.

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.