En muchos casos las amigas están a tu lado en momentos difíciles y te apoyas en ellas más incluso que en tu familia. Por eso, cuando te fallan las amigas sientes que te han traicionado y que pierdes algo importante.

Lo primero que podemos pensar es que si una amiga te falla es porque en el fondo no era tan amiga tuya. Es un razonamiento sencillo y que en determinadas ocasiones puede ayudarnos a superar una pelea o discusión, pero no siempre funciona. Puede que lo que esperamos de esa persona en un momento concreto no pueda dárnoslo cuando y como nosotros queremos, por sus propias circunstancias, que también hay que tenerlas en cuenta. Por ejemplo, si estamos pasando un mal momento y esperamos que venga a consolarnos. Quizás no puede porque está pasando por sus propios problemas que pueden ser incluso más gordos que los nuestros. Hay que considerar también su situación y ser un poco menos egoísta.

También es cierto que muchas veces llamamos amigas a quienes no lo son, o al menos no merecen ese título. Chicas que conocemos del trabajo, de nuestros estudios, amigas de otras amigas, etc. con quienes coincidimos con frecuencia. Puede que las circunstancias te acerquen temporalmente a alguien y compartas algunas confidencias, o salgas de fiesta con ellas porque no tienes tampoco mucha gente con quien salir y está en tu misma situación… en fin, son amigas circunstanciales. Este tipo de amigas no suele perdurar en el tiempo y su amistad no supera la prueba de la distancia.

Lo que de verdad nos duele es cuando nos implicamos afectivamente, cuando quieres a esa amiga, te preocupas por ella y te alegras con su alegría. Una amiga es aquella a quien tienes presente a pesar de la distancia, aunque pasen semanas sin que sepas nada de ella pero que siempre va a estar ahí. Además, una amistad de este tipo no se forma de un día para otro, hay muchas cosas que te unen y los lazos del cariño son fuertes. Por eso nos hace daño que nos fallen, por los sentimientos que hay implicados.

El resultado es muy sencillo, tú no puedes depender de nadie, así que si te fallan esas amigas “postizas” no debes preocuparte, lo mismo que vinieron, se van, y seguro que encontrarás en tu vida más como esas, colegas o compañeras. Las que te preocupan de verdad, tus Amigas, son las que tienes que trabajar. Si tienes problemas con ellas lo mejor es darse tiempo, dejar que las cosas se calmen si ha habido una discusión. Pero sobre todo, hablar claro, ser sincera. Que no te importe llorar con ella, abandona tu orgullo y cede o pide perdón si crees que te has pasado, pero dile si te hizo daño. Las amigas están para eso, y quizás des por sabido cosas que ella desconoce, o no sepas algo que a ella también le duele. Todos pasamos por rachas malas y cometemos errores.
 
Si la amistad es buena, seguro que merece otra oportunidad. Muchas veces cuando se se ha expresado con sinceridad lo que se siente se pueden aclarar malos entendidos. En otras ocasiones, las dos aprenderán a entenderse más a fondo, ambas sabrán que cosas están haciendo que lastimen a la otra sin intención de dañar o sin siquiera darse cuenta. En estos casos después de la discusión suele quedar la amistad mucho más fortalecida y las dos habrán crecido tanto como amigas como personas valiosas. 

La Autoestima es una de las dimensiones psicológicas más cruciales en la existencia humana

 
La relación más importante que tenemos  es con nosotros mismos, sin embargo la relación a la que menos tiempo y esfuerzo dedicamos, la que menos solemos tomar en serio siendo ésta  la más importante de todas las áreas de nuestra vida. 
 
En este punto parece importante reflexionar que la mayoría de nosotros no sabemos realmente cómo se desarrolla la Autoestima y la seguridad personal. Cuando pensamos en la forma de tener ese carisma, esa simpatía que tienen las personas más populares que conocemos solemos fijarnos en cosas externas como la ropa, los modales, los chistes que dice etc. Pocas veces nos percatamos que la base de ese carisma es la autoestima.
 
Hay muchas maneras de aumentar la autoestima, pero la primera siempre será la auto-aceptación.  Si has reflexionado en este punto, pero no encuentras una manera sencilla de aumentar tu autoestima, tu auto-aceptación, tu propia valoración te sugiero que busques en nuestra tienda en el área de descargas el apartado de Asertividad y Autoestima.
 
Descarga gratis nuestras guías para desarrollar asertividad y autoestima.  
 
 
Si lo que estás buscando es algo más profundo, tal vez te interese alguno de estos cursos:
 
 
 
 
Todo lo que hagas por mejorar tu autoestima, te traerá como resultado no sólo que estés más a gusto contigo mismo(a) sino que además, los demás disfrutarán más de tu compañía, se sentirán tan a gusto contigo que serás la persona más popular de tu grupo, tendrás más amigos y amigas que sean eso: sinceramente amigos y amigas. 
 
 



Las personas que saben jugar con las emociones ajenas tienen dos caminos: uno que las llevará a la fama, la fortuna, el  éxito y otro que las llevará a la soledad, a la frustración y al rechazo.
 
Son libres de escoger cualquiera de los dos caminos y siempre estará presente la tentación de jugar en ambos terrenos, pretendiendo evitar las consecuencias.
 
El primero de los caminos: el positivo, el creativo, es sin ninguna duda el arte en cualquiera de sus manifestaciones. Aquí pueden desarrollar todo el drama, jugar con toda la gama de sentimientos propios y ajenos, manifestar toda su intensidad interior con excelentes resultados.
 
El segundo de los caminos que implica jugar con los sentimientos, manipular emociones de las personas cercanas: los conyuges, los hijos, hermanos, padres, amigos, compañeros de trabajo, etc., tarde o temprano los llevará al rechazo, a la soledad… al fracazo emocional y social.
 
Si tienes esa habilidad de reconocer, de desencadenar las emociones y sentimientos y eres inteligente, llevarás esta habilidad por el camino del éxito a través del arte.
Si en ti se ha vuelto un defecto manipulador, detente un momento a reflexionar, a pensar en las consecuencias de ambos caminos, en el precio de tan mezquinos logros, en todo lo que pierdes y que no es recuperable. La confianza se pierde facilmente y casi nunca se recupera.
 
Ante ti se abren dos caminos el primero te llevará a alcanzar lo que realmente quieres. El segundo no se lo deseo a nadie.

Al enfrentar la enfermedad tus pensamientos pueden favorecer la cura o favorecer la enfermedad. No es un tiempo fácil, ni se tienen siempre un ánimo positivo, ni siquiera aquellas personas con un espíritu muy grande. Al conocer la manera que otros en la enfermedad se han enfrentado a ella nos ayuda mucho a descargar el peso que la enfermedad nos deja en espíritu. A continuación verás unas pocas frases que considero muy significativas de personas que han pasado por alguna enfermedad grave o han acompañado a seres muy queridos a enfrentarla. 
 
"Viendo mi vida pasar por culpa de mi enfermedad, vivo a contra corriente, con miedo a lo que vendrá, lucho y lucho por no dejarme apagar, no lo logrará la enfermedad, no me arrastrará."

"No discrimines al que padece una enfermedad, recuerda que todos estamos expuestos a ella."

"La anorexia y la bulimia no son enfermedades físicas, son una enfermedad del alma."

"La enfermedad causa tristeza en el alma de quien la padece, y de aquellos que aman a quien la padece; pero a su vez es una oportunidad de reflexión en el sentido de la propia vida, es tiempo de darle su verdadero valor a las cosas, es cuando conoces la calidad de los amigos que te rodean, es tiempo de aparente pasividad y al mismo tiempo es un tiempo de lucha, de esperanza, no sólo de una mejoría en la enfermedad, es la oportunidad de encaminarnos a una mejor expresión de nosotros como personas, es oportunidad de crecer y la aprovechan quienes no utilizan su enfermedad para manipular a los demás, ni para explotar los sentimientos de afecto."